El indultado heredero de Samsung ya puede envalentonarse

Mientras se han desarrollado los escándalos de Lee, la firma se ha quedado atrás en tecnologías como la conducción autónoma

Jay Y. Lee, el viernes, saliendo de un tribunal de Seúl.
Jay Y. Lee, el viernes, saliendo de un tribunal de Seúl. reuters

El heredero de Samsung Electronics, Jay Y. Lee, ha obtenido un indulto presidencial, lo que supone el principio del fin de un lío de gobernanza en el conglomerado de 300.000 millones de euros. Es posible que esto anime al magnate surcoreano a ejecutar algunos negocios audaces.

Es un cambio pequeño pero significativo para el mayor fabricante de chips de memoria del mundo. Su responsable de facto lleva en libertad condicional desde el año pasado, tras cumplir unos 18 meses de prisión por soborno y otros cargos.

El indulto elimina ciertas restricciones laborales, incluidas las de empleo y viajes. Lee, que sigue ostentando el título de vicepresidente a pesar de abandonar el consejo de administración del grupo en 2020, podrá tener ahora un papel ejecutivo oficial.

El perdón también elimina una distracción innecesaria de la abrumadora lista de tareas de Samsung Electronics. Mientras se han desarrollado los escándalos legales de Lee, la empresa se ha quedado atrás respecto a sus pares en tecnologías nuevas como la conducción autónoma.

El deterioro de los lazos entre Estados Unidos y China también requiere un delicado acto de equilibrio por parte de una compañía con clientes en ambos países.

Lee sigue siendo juzgado por cargos aparte de fraude contable y manipulación de acciones, que ha negado, pero los inversores pueden consolarse con la luz al final del túnel.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías