Estadística tributaria

La gran empresa desacelera su actividad pero mantiene el pulso de empleos y salarios

Las ventas pasan de crecer un 9,6% interanual en mayo a un 7,6% en junio pero las retribuciones y la ocupación suben por encima de la media de la economía

Salario empleo pulsa en la foto

Las grandes empresas en España prosiguen la desa­celeración de su actividad iniciada tras la irrupción de la guerra de Ucrania a finales de febrero y debido al estallido de la crisis de los precios que Europa vive desde entonces con especial intensidad. Así lo certificó ayer la Agencia Tributaria, a través del análisis de las declaraciones de impuestos que realizan las grandes compañías, que registraron un incremento del 6,2% en junio en comparación con junio del año anterior. Se trata de una cifra inferior a las registradas en meses anteriores (7,5% en mayor y 11,9% en abril). Si bien desde la Agencia Tributaria destacan que pese a esta pérdida de fuelle de la facturación, en el segundo trimestre las ventas –que avanzaron un 9,2%– fueron netamente superiores que en el primero (6,1%).

Es más, los técnicos de Hacienda destacan que incluso el comportamiento de las ventas del segundo trimestre fue mejor que las cifras de los dos primeros meses del año –cuando la facturación de estas compañías subió un 8,4%–, antes de que se vieran afectadas por el impacto de la huelga de transportistas en marzo y pese a que tenían además un sesgo alcista al compararse con periodos de 2021 afectados todavía por distintas limitaciones por la crisis sanitaria.

Esta encuesta se elabora con las empresas cuyo volumen de operaciones haya excedido 6,01 millones de euros durante el año natural anterior. Suponen algo menos del 1% del total de declarantes por IVA, pero su peso en la facturación del total de empresas es superior al 60%. Según esto, se podría decir que las grandes aguantaron el tipo tras el primer impacto de la escalada inflacionista pese a su menor dinamismo, y eso se dejó sentir en sus cifras de empleo y salarios de sus empleados, cuyos registros mejoran claramente la media de creación de puestos de trabajo y alzas retributivas de la economía española en general.

Así, en junio el número de trabajadores en plantilla de las grandes empresas se elevó un 5,9% interanual, bajando por primera vez de incrementos interanuales de más del 6% registrados mes a mes desde febrero. De hecho en el segundo trimestre el incremento de trabajadores fue del 6,4% frente a una creación de empleo del 4% de la economía en general.

En cuanto a los salarios, el rendimiento bruto medio por trabajador se elevó un 2,9% en junio pasado, la menor cifra también desde febrero. Pero en lo que va de año, este indicador acumula un 3,5% “un incremento claramente superior al 1% de 2021 y que contrasta con la práctica congelación que sufrieron los rendimientos medios desde 2010, medidos por esta estadística”, indican desde la Agencia Tributaria. Según sus técnicos esta mejora salarial obedece a las subidas operadas en un entorno de precios crecientes que se vive desde mediados de 2021. Aunque, según estos datos, estas mejoras retributivas para compensar el desbocamiento de los precios son también mayores en la gran empresa que en el resto, donde los salarios pactados en convenio –que incluyen también a las grandes compañías– fueron más comedidas en junio y julio, situándose en un entorno del 2,5%.

El menor dinamismo de las ventas de las grandes multinacionales y pymes societarias obedece, sobre todo, al freno experimentado por las exportaciones, que pasaron de crecer casi un 20% interanual en mayo a justo la mitad (10%). Y dentro de estas se desaceleraron más las ventas a la UE –del 21,4% al 5,9%–.

Aguantaron mejor las ventas interiores, que incluso aumentaron del 6,2% interanual de mayo al 6,8% en junio respecto al mismo mes del año anterior. Destacando especialmente las ventas de equipo y software, que crecieron más del doble, pasando del 6,1% en mayo al 14,3% en junio; y las ventas de capital que avanzaron un exiguo 0,7% en mayo y un 6% en junio. Por el contrario, el alza de los precios castigó más las ventas de consumo, que pasaron de marcar un máximo de casi el 12% de incremento en abril, al 6,2%.

Normas
Entra en El País para participar