Qantas pide a sus gerentes que trabajen como operadores de equipaje en los próximos tres meses

La compañía lanza la petición voluntaria a un centenar de jefes de oficina, luego del despido de 1.600 operarios durante la pandemia

Qantas pide a sus gerentes que trabajen como operadores de equipaje en los próximos tres meses

La aerolínea australiana Qantas ha pedido a sus gerentes que se ofrezcan como voluntarios para apoyar al personal de tierra, incluyendo el escaneo y la carga y descarga del equipaje, debido a la escasez de personal por el Covid-19, según ha confirmado este lunes la compañía.

En un memorando interno, la aerolínea pidió a alrededor de un centenar de gerentes que dediquen entre tres y cinco días a la semana en los próximos tres meses como parte de un "plan de contingencia" para aliviar las presiones por la falta de personal, después de que más de 1.600 operarios fueran despedidos durante la pandemia.

Qantas no pide experiencia previa a los gerentes que se presenten voluntarios, pero sí que sean capaces de mover maletas y paquetes de hasta 32 kilogramos.

El director de operaciones de Qantas, Colin Hughes, informó al personal que aquellos que se ofrezcan para desempeñarse en esos roles "serán formadas y asignadas al entorno de la rampa en los aeropuertos de Sídney y Melbourne", de acuerdo con el memorando.

Hugues remarcó que la aerolínea intenta gestionar el impacto a la logística de la aerolínea y los servicios a los pasajeros en tierra provocado por el gran número de infecciones de gripe y Covid-19 durante el invierno austral. Esto se suma a la escasez en la oferta del mercado laboral más grave "en décadas" que vive Australia, agregó el directivo.

Un portavoz de Qantas ha confirmado este lunes la medida y precisó que se trata de una iniciativa habitual durante periodos de actividad intensa, con unos 200 jefes de oficina implicados en tareas logísticas en aeropuertos desde la Semana Santa en abril."Tenemos claro que nuestro rendimiento operacional no ha estado a al altura de las expectaciones de nuestros clientes o los estándares que nosotros esperamos", dijo el portavoz en un comunicado.

Qantas había anunciado el despido de más de 1.600 trabajadores de tierra, incluyendo operadores de equipaje, en noviembre de 2020, durante la pandemia de la covid-19, que obligó a Australia a cerrar sus fronteras en marzo de ese año hasta por lo menos noviembre de 2021, cuando comenzaron a reabrirse de forma progresiva.

Entonces, la aerolínea decidió externalizar los servicios de tierra, pero el Tribunal Federal Australiano consideró en dos fallos, en 2021 y el mayo pasado, que esta medida era ilegal.

El sindicato Unión de Trabajadores del Transporte (TWU, en sus siglas en inglés) criticó la medida anunciada por Qantas, que fue privatizada entre 1993 y 1997, y declaró que la subcontratación "ilegal" de los operarios despedidos durante la pandemia no ha funcionado. "Hay cerca de 2.000 trabajadores despedidos en 2020 que podrían hacer este trabajo (gestión de maletas). Pónganlos otra vez a trabajar", indicó TWU en Twitter.

Qantas, que ha apelado la decisión del Tribunal Federal, tendrá que hacer frente a un grave problema laboral de la subsidiaria Dnata, que brinda servicios en tierra, dado que los trabajadores de esta empresa contemplan una huelga por reclamos salariales y laborales, informó este lunes el portal de noticias Australian Aviation.

Los problemas logísticos de Qantas y su subsidiaria de bajo coste Jetstar han generado una serie de quejas de pasajeros frustrados que han experimentado retrasos en los vuelos domésticos e internacionales, largas colas en los aeropuertos y la pérdida de sus maletas en los últimos meses.

Australian Aviation también indicó que Qantas registró uno los peores resultados de puntualidad de todas las aerolíneas australianas en junio, con casi el 50 por ciento de los vuelos retrasados o cancelados, lo que provocó que fuera nombrada entre las aerolíneas mundiales con el peor índice de cancelaciones por Cirium.

Normas
Entra en El País para participar