Las grandes fortunas españolas concentran su apuesta en Bolsa en banca y energía

Rebajan su riesgo en las tecnológicas de EE UU con el alza de tipos

Sicav pulsa en la foto

Una primera mitad del año para el olvido. Con las Bolsas y la renta fija registrando los peores momentos desde el estallido de la pandemia ni siquiera las grandes fortunas escaparon a los números rojos. Aunque de distinto grado, las pérdidas fueron unánimes en todos sus vehículos de inversión, en los que la Bolsa no ocupa por lo general un lugar prioritario y menos aún el mercado doméstico, en el que sí destaca la posición común en bancos y energéticas, ahora bajo la amenaza del impuesto anunciado por el Gobierno en respuesta a la elevada inflación. Ante el alza de tipos, las grandes fortunas han optado también por deshacer posiciones en los grandes grupos tecnológicos de EE UU.

La sicav que mayor resistencia a las pérdidas mostró fue la de Antonio Hernández Calleja, fundador de Ebro Foods. Soixa, que gestiona Magallanes, perdía a junio el 1,85%, un dato que contrasta con las ganancias del 22,66% de 2021. La sicav cuenta con un patrimonio de 370,75 millones. Más de la mitad de este importe (unos 203,8 millones) está invertido en Bolsa. Entre las principales posiciones en la renta variable nacional sobresalen ArcelorMittal (2,22% de la cartera), Gestamp (0,69%) y Repsol (0,62%). Junto a las cotizadas vinculadas a las materias primas, Hernández Calleja ha aprovechado la recuperación experimentada por la banca al calor de las expectativas de normalización monetaria para elevar su exposición al sector financiero. Bankinter y CaixaBank son sus opciones preferidas. En las dos entidades tiene invertidos 3,45 millones, un 34% más. En Bolsa extranjera, la británica Serco (2,31%), la petrolera noruega Aker BP (2,31%) y la naviera enfocada en el transporte de petróleo por mar Euronav (2,28%) son sus opciones preferidas. El vehículo de inversión replica su apuesta por la banca con Unicredit, Commerzbank e ING.

Un escalón por debajo de Soixa en cuanto a rentabilidad se sitúa Kalyani, la sicav del inversor indio Ram Bhavnani, que en el primer semestre sufrió unas pérrdidas del -2,53%. Con un patrimonio que ronda los 56 millones de euros, el 27,6% está invertido en Bolsa. Aunque Banco Santander (0,88%) se cuela como una de las mayores exposiciones en la renta variable nacional, junto este se sitúan Bankinter (0,48%) y CaixaBank. Empatados con la entidad que preside Ana Botín se encuentran Iberdrola y Repsol, valores todos ellos ahora bajo la incertidumbre del nuevo impuesto.

En la esfera de la inversión extranjera destacan en la sicav de Bhavnani la inmobiliaria británica LXI Reit (2,51%) junto a Unilever (0,93.%) y la energética Engie (0,91%). Las grandes tecnológicas, que en los momentos más duros de la pandemia fueron la inversión que mejor resistió las sacudidas, en el primer semestre del año se han convertido en un lastre. Kalyani deshizo su exposición en Apple y la redujo a la mínima expresión en Alphabet, Amazon y Meta,

Torrenova, la sicav de la familia March que dispone de un patrimonio que ronda los 909,2 millones de euros, tiene un marcado perfil conservador. El 55,75% del patrimonio está invertido en renta fija mientras el 21% está destinado a la liquidez y solo el 16,61% a la Bolsa. En un año en el que la renta fija se enfrenta a uno de los peores ejercicios en más de una década, Torrenova cerró el primer semestre con unas pérdidas de 4,74%. Su exposición a la Bolsa nacional se limita a CaixaBank (0,26%) e Iberdrola (0,35%).

Como viene siendo una constante la gran apuesta de Allocation, la sicav de la famili Del Pino, son los fondos de inversión (71,60% del patrimonio). El vehículo cerró junio con un patrimonio de 420 millones. De este importe, solo 26,74 millones se destinaron a Bolsa. Telefónica (0,54%), Santander (0,27%) y BBVA (0,4%) son las principales posiciones de la cartera. Dentro de la renta variable extranjera las petroleras Galp (0,89%), Shell (0,58%) junto a la eléctrica EDP (0,77%) y la entidad francesa BNP Paribas (0,56%) concentran la atención. Es decir, como muchos otros vehículos de inversión Allocation no ha querido dejar pasar los elevados precios de la energía para intentar rebajar las pérdidas (-7,57%).

Con un patrimonio de 134,8 millones de euros, la sicav Lierde, de la familia Alierta, es la que apuesta de forma más rotunda por la Bolsa, el 92,7% del total. En la española, opta por las pequeñas y medianas empresas como Global Dominion (5%), Realia (3,15%) y Faes Farma (2,52%). De las 35 cotizadas que conforman el Ibex, solo Grifols (1,74%) y Merlin Properties (2,14%) despiertan su atención.

Además de la sicav de Alicia Koplowitz, que confía en Warren Buffett, Pfizer y Aplhabet la mayor parte de su inversión extranjera, la lista de sociedades de inversión colectiva de las grandes fortunas españolas que siguen en pie la completa Gesprisa. El fundador de pronovias Alberto Palatchi fusionó el año pasado sus dos sicavs y a cierre de junio su vehículo de inversión contaba con más de 807 millones. El haber fiado una parte de su apuesta en Bolsa española a Repsol (4,32%), Santander (1,84%) y BBVA (1,55%) no le impidió acumular unas rentabilidades negativas del 18,6%. En renta variable extranjera destacan Total Energies (4,24%), Microsoft (3,62%) y Alphabet (3,41%).

 

Normas
Entra en El País para participar