La fusión de Eutelsat y OneWeb sería una Estrella de la Muerte

Parece complicado conciliar los intereses de los accionistas: el Estado británico, el francés, y otros como Bharti

Spaceship Earth, atracción del parque Disney World de Bay Lake, Florida (EE UU), transformada mediante proyectores en la Estrella de la Muerte de 'La guerra de las galaxias', en 2016.
Spaceship Earth, atracción del parque Disney World de Bay Lake, Florida (EE UU), transformada mediante proyectores en la Estrella de la Muerte de 'La guerra de las galaxias', en 2016. reuters

La apuesta de Eutelsat por OneWeb ayudaría a compartir el coste de lanzar una constelación de satélites de internet. Una fusión dejaría a ambos grupos de accionistas con la mitad de la empresa combinada. A primera vista, parece extraño, ya que OneWeb acaba de obtener una valoración de 3.300 millones de euros, mientras que Eutelsat valía 2.400 millones antes de conocerse la noticia. Pero la participación del 23% del grupo francés en OneWeb hace que los números salgan. Si se eliminan esas acciones, los demás inversores del grupo británico tienen un capital de unos 2.500 millones, muy cerca del valor de Eutelsat sin alteraciones.

Parece buen negocio para OneWeb. Sus mecenas, entre ellos el Estado británico, SoftBank y Bharti, parecen haberse asegurado una valoración plana desde su última ronda de financiación, pese a la caída de las tecnológicas. También tendrán acceso a los casi 500 millones de flujo de caja libre anual de Eutelsat, lo que implica que no estarán solos a la hora de asumir la carga multimillonaria de la nueva red de satélites. Ha recaudado 2.900 millones ahora, pero está muy lejos de completarla.

Desde la perspectiva de los accionistas de Eutelsat, es mucho más arriesgado. La CEO, Eva Berneke, está, en la práctica, haciendo que deje de ser una vaca lechera y pase a ser una apuesta de riesgo por el futuro de las comunicaciones espaciales. Es cierto que el acuerdo podría darle una vía de crecimiento rápido, al usar los satélites de OneWeb para ofrecer acceso a internet en lugares remotos. Pero primero tiene que completar la red. Y es un campo competitivo, con Starlink, de SpaceX, y Amazon en liza. Eutelsat cayó un 18% el lunes en Bolsa.

A largo plazo, un problema mayor será conciliar los intereses de los accionistas. Londres y París tendrán cada uno un décimo del capital, y, según el FT, sendos consejeros. Habrá disputas sobre la ubicación del empleo. Además, el interés de ambos Gobiernos en las comunicaciones militares no es necesariamente comercial, y chocará con inversores como Bharti. En términos de gobernanza, es un poco una Estrella de la Muerte.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías