Operaciones

El Gobierno ultima el permiso al fondo Bain para que compre ITP Aero

Dará el visto bueno en las próximas citas del Consejo de Ministros. La participación de Indra en la operación, de momento en el aire

El Gobierno ultima el permiso al fondo Bain para que compre ITP Aero

El Gobierno ultima la autorización de la toma de ITP Aero por parte del fondo de private equity Bain Capital. El visto bueno está pendiente de algunos detalles, como el de conformar finalmente un núcleo de accionistas españoles con el 30%. Es una condición indispensable para que el Ejecutivo dé el visto bueno a la operación.

La toma de ITP por Bain necesita su autorización por el Consejo de Ministros. Se trata de una compañía dedicada a la fabricación de componentes aeronáuticos para aviones civiles y militares. Desde marzo de 2020, en plena pandemia, el Consejo de Ministros debe autorizar la toma de cualquier empresa española considerada como esencial por parte de un inversor de fuera de la UE.

Bain acordó en septiembre del año pasado la compra de ITP a RollsRoyce por más de 1.700 millones. Se impuso en una apretada puja, organizada por Goldman Sachs y por Lazard, a fondos como Cinven o KKR y a su competidor Aernnova, participado por Towerbrook, Peninsula y Torreal. La operación estaba pendiente de conformar un núcleo de accionistas españoles, con al menos el 30% del capital. En ese momento contaba con acuerdos con el grupo vasco Sapa y el banco de inversión JB Capital. También han rondado la operación Sener, Sidenor, Francisco Riberas, el presidente de Gestamp, o el fondo público vasco Finkatuz.

La incógnita está en si Indra, que trató de hacerse con la compañía en 2019, participará finalmente. La destitución de buena parte del consejo por parte de un grupo de accionistas –entre los que se encuentran Sapa, la SEPI o Amber Capital– impide que la firma tome una decisión de este calado ahora mismo. Las fuentes consultadas se inclinan por dos alternativas: o dan tiempo a Indra para que se reorganice y pueda acometer la operación o cierran definitivamente la puerta a la compañía pública.

Plazos

Cuando se anunció la compra, Bain dio un plazo de nueve meses, hasta el pasado 30 de junio, para conformar este consorcio y cerrar la operación. El plazo expiró hace un mes, pero se espera que no se prolongue mucho más.

Está previsto que el Consejo de Ministros dé el sí definitivo a esta operación en alguna de las reuniones que restan hasta el parón veraniego. Esto es, o bien la del mañana, 26 de julio, o bien la del 2 de agosto. Antes de eso, la Junta de Inversiones Extranjeras, un organismo dependiente del Ministerio de Industria, debe reunirse y remitir su informe al Consejo de Ministros para que tome una decisión.

Como ya ocurrió en la opa de IFM sobre Naturgy, es posible que el Gobierno autorice la operación con condiciones. Todo apunta a que tratará de blindar la españolidad del grupo. Con el citado núcleo de accionistas del país, el mantenimiento de la sede en el País Vasco y con directivos nacionales. Además del compromiso de no realizar despidos.

El precedente de hace un lustro

  • En 2017, Rolls-Royce se convirtió en el único accionista de ITP Aero tras la adquisición de las acciones que estaban en manos de su fundador, la ingeniería vasca Sener.
  • En ese momento, el Gobierno de Mariano Rajoy impuso una serie de condiciones para autorizar la operación. El grupo británico se comprometió a mantener sus capacidades tecnológicas e industriales en España. Y a que la mitad de su consejo de administración estuviera integrado por profesionales nacionales. Lo mismo para cargos tan relevantes como el del presidente y el del consejero delegado.
  • El primero ha recaído estos años en Josep Piqué, que será sustituido por Juan Manuel Nin, ex alto directivo de Banco Sabadell y de CaixaBank. Carlos Alzola sigue en la dirección general de ITP Aero.
Normas
Entra en El País para participar