Crónica de Bolsa

El Ibex hace equilibrios sobre los 7.800 puntos en una jornada de fuertes recortes

El selectivo español cede un 1,77%

Elevada inflación, temores de recesión, debilidad en los resultados e inestabilidad política. A los inversores se les amontonan los quebraderos de cabeza y las ventas se apoderan de los mercados. En una jornada en la que los riesgos de fragmentación en la eurozona volvieron a primera línea, el Ibex 35 concluyó con una caída del 1,77%. El selectivo español, que en niveles llegó a caer más de un 2%, hace equilibrios sobre los 7.800 puntos, mínimos de cuatro meses, coincidiendo con el inicio de la guerra en Ucrania.

Desde el pasado martes, las medidas tributarias que prepara el Gobierno para gravar los beneficios extraordinarios de energéticas y bancos como parte de su estrategia para combatir la inflación planean sobre el mercado español. La incertidumbre regulatoria es una de las grandes amenazas para los inversores y esto volvió a sentirse una jornada más. Acciona, una de las cotizadas afectadas por el recargo fiscal, cayó un 6,16%. Un escalón por debajo se situaron las farmacéuticas Grifols (-5,13%) y Pharma Mar (-5,27%), seguidas por Santander (-4,46%). Solo cuatro valores escaparon a los recortes. Las turísticas Aena e IAG sumaron un 2,67% y 1,52% mientras Cellnex y Siemens Gamesa avanzaron un 1,24% y un 0,42%, respectivamente.

El comportamiento del Ibex se mantuvo en línea con el resto de índices europeos. Por encima de todos sobresalió el Mib italiano que bajó un 3,44% en una jornada en la que se conoció que el Movimiento 5 Estrellas (M5S), uno de los principales partidos de la coalición gubernamental en Italia, se abstuvo de votar una moción de confianza al primer ministro, Mario Draghi, lo que forzó la dimisión del salvador del euro. Por su parte el Cac francés bajó un 1,41%; el FTSE británico, un 1,63% y el Dax alemán, un 1,86%.

El Ibex hace equilibrios sobre los 7.800 puntos en una jornada de fuertes recortes

La banca europea fue el tercer sector con peor desempeño (-3,11%). Aunque las caídas fueron generalizadas entre las entidades de la zona euro, los italiano Unicredit (-6,11%), Intesa San Paolo (-5,54%), Banco BPM (-5,3%) y Finecobank (-5%) fueron los más castigados.

Las caídas se replicaron al otro lado del Atlántico. Si hasta el momento el mercado descontaba una subida de 75 puntos básicos en julio, después del dato de inflación Louise Dudley, Gestor de Cartera, gestor de renta variable de Federated Hermes, afirma que la probabilidad de un movimiento del 1% por parte de la Fed ha aumentado y con ello crece la preocupación por una desaceleración de la economía estadounidense a corto plazo. Al cierre de los mercados europeos el Dow Jones cedía un 1,13% y el Nasdaq, un 0,87%, sin embargo, el Nasdaq remontó y terminó plano. El Dow Jones, por su parte, aminoró su descenso al 0,46%.

Junto a los temores de recesión, los débiles resultados que mostraron JP Morgan y Morgan Stanley alteraron los nervios de los inversores. Hasta el momento las expectativas de beneficios se habían librado de los recortes y como adelantaban los inversores con la vista puesta en la temporada de resultados, las sorpresas negativas iban a ser duramente castigadas.

Los temores de recesión ante las expectativas de una subida más agresiva de los tipos se reflejaron también en el mercado de deuda. Si hasta el momento los inversores se habían acostumbrado a que la deuda a dos años (3,15%) pagara más que los bonos a 10 (2,98%) ahora tendrán que convivir con la idea de que también supera la rentabilidad de los títulos a 30 años (3,13%). La curva de deuda acentúa su inversión, una señal que en crisis pasadas ha sido la antesala de la recesión. En las últimas semanas han aumentado las firmas de análisis que prevén una recesión en la segunda mita de 2023.

A una semana de conocer más detalles del mecanismo que prepara el BCE para contener el alza de las primas de riesgo, la fragmentación europea cobra fuerza. La dimisión de Mario Draghi añade presión. La rentabilidad de la deuda italiana a 10 años sumó 10 puntos básicos hasta el 3,25%. En una jornada en el que el alza de los rendimientos fue generalizado, la deuda periférica fue la más sensible. Esto provocó que la prima de riesgo avanzara siete puntos básicos, hasta situarse en los 207, lejos aún de los 246 que marcó a mediados de junio antes de que Christine Lagarde anunciara el mecanismo antifragmentación.

Por efecto contagio, el riesgo país de España sumó cinco puntos básicos, hasta los 115.´A pesar de estos repuntes, en niveles intradía el diferencial entre los bonos periféricos llegó a ampliar aún más, pero en ningún momento superaron los niveles registrados cuando Lagarde avanzó su intención de subir las tasas en 25 puntos básicos en la reunión de este mes. El euro se sitúa en los 1,003 billetes verdes, si bien en niveles intradía el dólar volvió a superar a la divisa europea.

Normas
Entra en El País para participar