Plan Sánchez

Los analistas tildan de populista la tasa a la banca y dudan del alza de los beneficios del sector en 2023

Afi calcula que tendrá un impacto en ROE de menos de un punto porcentual

Los analistas tildan de populista la tasa a la banca y dudan del alza de los beneficios del sector en 2023

El anuncio de Pedro Sánchez sobre un nuevo gravamen a la banca ha causado sorpresa en el sector, que critica la medida y la califican de populista. Fuentes financieras consideran que es una declaración política que busca "llevarse una ovación en el Congreso", pero señalan que habrá que ver cómo se articula en propuestas concretas.

Las fuentes consultadas apuntan que durante seis años de tipos en negativo el sector ha operado con márgenes muy estrechos sin cobrar por los depósitos de minoristas. También señalan que la banca ya soporta un tipo nominal más alto en el impuesto de sociedades, además de otros recargos.

El comunicado por parte del líder del Ejecutivo tampoco cuenta con el apoyo de los analistas. José Ramón Iturriaga, gestor de fondos de Abante Asesores, asegura que "se trata de un gesto para congraciarse con Unidas Podemos. No tengo nada claro cómo lo van a poder articular. De hecho sería más que probable que la Comisión Europea frenara un impuesto específico sobre los bancos".

En la misma línea, Víctor Alvargonzález, director de estrategia y socio fundador de Nextep, cree que "los accionistas de la banca son personas de clase media que tienen fondos de inversión y planes de pensiones. No se cuál es la relación entre la crisis energética y los accionistas de la banca, pero no creo que sea una buen medida de cara a atraer a inversión".

Desde Renta 4, Nuria Álvarez asegura que la tasa "implicará una menor rentabilidad del sector y por tanto menor generación de capital, en un entorno de incertidumbre sobre la dirección del coste de riesgo en los próximos trimestres ante el riesgo de recesión". La experta considera que aunque habrá que esperar para ver si la tasa sale adelante, "esto imprime más presión a los valores financieros que en las últimas semanas han acumulado caídas ante el miedo a una recesión y la posibilidad de que en última instancia el BCE no suba los tipos tanto como se espera".

Desde Gesconsult, Gonzalo Sánchez apunta que el gravamen será para los beneficios generados en España, por lo que tendrá mayor impacto en la banca doméstica.

Por su parte, Alberto Valle, director en Accuracy, añade que "si bien a corto plazo los ingresos de la banca van a subir, no está tan claro a medio y largo plazo. La desaceleración puede tener efectos negativos en el negocio bancario –menor volumen, mayor tasa de mora, etc.– y podemos ver un impuesto especial sobre beneficios bancarios en 2023 cuando estos beneficios pueden perfectamente ser menores que en 2021".

Desde Afi, la analista Marta Alberdi considera que el gravamen, según los términos avanzados por el Gobierno, supondría entre un 10-13% sobre el resultado generado por el sector en su negocio España en 2021 y algo menos de un punto porcentual en términos de ROE.

Normas
Entra en El País para participar