Redes sociales

Twitter demanda a Elon Musk para obligarle a cumplir el acuerdo de compra original

La red social acusa al magnate de "criticar a la empresa, alterar sus operaciones y destrozar el valor para los accionistas"

 Elon Musk, fundador de Tesla.
Elon Musk, fundador de Tesla.

Twitter ha presentado al cierre del mercado en EE UU una demanda formal contra Elon Musk por violar el acuerdo de 44.000 millones de dólares para comprar la plataforma de medios sociales. La red social ha pedido al Tribunal de Cancillería de Delaware, especializado en disputas comerciales, que ordene a la persona más rica del mundo completar la fusión al precio acordado en abril de 54,20 dólares por acción de Twitter, según un documento judicial.

La compañía denuncia que Musk, después de firmar un acuerdo de compra vinculante, ahora "se niega a cumplir con sus obligaciones con Twitter y sus accionistas porque el acuerdo que firmó ya no sirve a sus intereses personales".

"Habiendo montado un espectáculo público para poner a Twitter en juego, y habiendo propuesto y y luego firmado un acuerdo de compra favorable al vendedor, Musk aparentemente cree que él, a diferencia de cualquier otra parte sujeta a la ley de contratos de Delaware, es libre de cambiar de opinión, destrozar a la empresa, interrumpir sus operaciones, destruir el valor de los accionistas y marcharse", según indica la demanda.

En la misma, Twitter acusa al magnate de actuar en contra del acuerdo desde que "el mercado comenzó a girar". Igualmente le acusa de "criticar a la empresa, alterar sus operaciones, destrozar el valor para los accionistas" y una larga lista de "brechas contractuales que han oscurecido su negocio", por lo que pide que se le fuerce a cumplir lo pactado.

La demanda de Twitter se esperaba desde que Musk dijo el pasado viernes que ya no planeaba comprar la red social, alegando para ello que la compañía no le había proporcionado información suficiente para esclarecer el número de cuentas falsas y bots en la plataforma, algo que considera clave para el negocio. Twitter asegura que el número es inferior al 5% de sus usuarios activos diarios totales, frente a Musk que sugiere que está más cerca del 20%, aunque no ha ofrecido ninguna evidencia de ello. 

La red social sostiene que las afirmaciones de Musk sobre por qué quiere poner fin al acuerdo, incluida el mayor número de bots en el servicio, son "pretextos. Algo en lo que coincide la mayoría de analistas, que llevan semanas interpretando que se trata de una argucia del magnate para hacer caer el precio de las acciones de la red social y abandonar la operación o comprarla mucho más barato.

Las acciones de Twitter cotizaban a poco más de 34 dólares al cierre de este martes, más de un 37% por debajo de la oferta de Musk. "Desde la firma del acuerdo, Musk ha menospreciado repetidamente a Twitter y al acuerdo, creando riesgo comercial para Twitter y presión a la baja sobre el precio de sus acciones", continúa en su demanda la red social.

Este movimiento prepara el escenario para una batalla legal entre la compañía y el magnate, uno de los usuarios más prolíficos y poderosos de la plataforma. Musk anunció el pasado abril sus planes de comprar Twitter prometiendo impulsar su negocio y un espíritu de "libertad de expresión". Más tarde, en mayo, decidió suspender temporalmente la operación, para finalmente plantear la ruptura del acuerdo, alegando también que la red social había violado su obligación de "llevar a cabo sus negocios en el curso ordinario al despedir a varios empleados de alto nivel" después de anunciarse el acuerdo.

La demanda llega un día después de que los abogados de Twitter explicaran en una carta entregada a la SEC y al propio Musk que el magnate no podía abandonar el acuerdo puesto que fue el y su equipo quienes "a sabiendas, intencionadamente, deliberadamente y materialmente" habían incumplido los términos del mismo.

La carta citaba tres cláusulas diferentes del acuerdo que se habría saltado el magnate, según informó el Financial Times. La primera hacía referencia a la obligación de Musk de ayudar a preparar las presentaciones regulatorias sobre la adquisición. La segunda le obliga a consultar con Twitter antes de hacer declaraciones públicas sobre la transacción. Según el contrato, a Musk "se le permitirá emitir tuits sobre la fusión o las transacciones (...) siempre y cuando tales tuits no menosprecien a la empresa ni a ninguno de sus representantes". Por último, la carta cita el deber del magnate de ayudar a recaudar la deuda y el capital necesarios para financiar el acuerdo.

Algunos analistas aseguran que Musk podría estar tratando de negociar la compra a un precio más bajo, dada la caída en Bolsa de las compañías tecnológicas, y no descartan que Twitter y Musk puedan alcanzar un acuerdo extrajudicial para evitar un litigio largo y costoso, que podría no beneficiar a ninguno de los protagonistas.

La red social está llevando a cabo medidas para reducir sus costes (despidos incluidos) mientras Musk está viendo cómo las acciones de Tesla, la principal fuente de su fortuna, han perdido un 30% de su valor desde que se anunció el acuerdo para comprar Twitter.

Normas
Entra en El País para participar