Musk provocó un incendio que Twitter no sabía que necesitaba

Al ofrecer la compra de la empresa y luego retirarse, al menos señaló lo mucho que necesitaba Twitter una revisión

Elon Musk
Elon Musk

Elon Musk provocó un incendio en Twitter cuando se ofreció a comprar la red social por 44.000 millones de dólares en abril. Aunque ahora abandone el acuerdo, el jefe de Twitter, Parag Agrawal, puede arreglárselas para que el fuego no se apague del todo.

El abogado de Musk declaró el viernes que Twitter había incumplido los términos de su acuerdo, al no entregar al jefe de Tesla los datos que afirmaba que necesitaba para calibrar el problema de los usuarios falsos de la empresa de medios sociales. Como era de esperar, el consejo de administración de Twitter amenaza con exigirle que cumpla sus promesas en los tribunales. Aunque teóricamente puede tratar de obligar a Musk a consumar el acuerdo, es posible que se conforme con unos miles de millones de dólares.

En todo caso, el acuerdo estuvo plagado de problemas desde el momento en que Musk reveló que tenía un 9% de participación en Twitter en abril. Quería formar parte del consejo de administración de la empresa, y luego dijo que ya no quería. Después presentó una oferta para comprar la empresa, pero se echó atrás, y eso empezó a afectar a las acciones de Twitter. El viernes, en las operaciones posteriores al mercado, las acciones de la empresa estaban un 11% por debajo de su nivel antes de que Musk revelara su inversión. Es probable que sigan cayendo, ya que el índice Nasdaq 100 ha retrocedido alrededor de un 20% en este tiempo.

Twitter también manejó mal la situación. El consejo de administración, dirigido por el presidente independiente Bret Taylor y en el que figura el cofundador Jack Dorsey, no se tomó el tiempo necesario para buscar ofertas para la empresa, ni discutió la posibilidad de separar de las discusiones a algunos socios posiblemente conflictivos. El acuerdo que acordó permitió a Musk marcharse con una cuota de ruptura relativamente baja de 1.000 millones de dólares, aunque con otras cláusulas que lo podrían restringir.

Pase lo que pase, Twitter puede agradecer a Musk que señalara algunos defectos de su negocio. En efecto, tiene usuarios falsos y bajos márgenes de explotación comparado con empresas como Meta Platforms, propietaria de Facebook. Agrawal podría recortar la investigación y el desarrollo, que se lleva más de la mitad de los ingresos brutos de la empresa, según Refinitiv, y sin embargo no ha aportado ninguna innovación de producto importante. Podría considerar la posibilidad de probar más servicios de suscripción, algo que propuso Musk.

Si surgiera otro postor, Twitter podría ser más eficiente, estar más valorado y mejor preparado para llevar a cabo los trámites adecuados. Y cualquier otra empresa que reciba un planteamiento de adquisición apresurado por parte de Elon Musk estará sobre aviso para mandarlo a paseo.