Eurocaja Rural, último salvavidas de la inclusión financiera

Expansión con apertura de nuevas oficinas y más profesionales, siempre cercanos a las personas

Víctor Manuel Martín López, director general de Eurocaja Rural.
Víctor Manuel Martín López, director general de Eurocaja Rural.

Eurocaja Rural es una sociedad cooperativa de crédito que tiene por principio luchar contra la exclusión financiera, propiciando la igualdad de oportunidades y condiciones de sus clientes, con independencia de su origen o lugar de residencia. Para ello mantiene una clara apuesta contra la despoblación y la brecha digital, sirviendo de soporte financiero al medio rural, contribuyendo a su desarrollo mediante soluciones de ahorro, inversión y financiación, ayudando así a fijar población y generar empleo y riqueza.

En el transcurso de la última década, la banca en nuestro país ha clausurado más de 20.000 oficinas, un 50% del total, y ha recortado más de 80.000 puestos de trabajo, una tercera parte de los mismos. Por el contrario, Eurocaja Rural, en el mismo periodo de tiempo y a pesar de las crisis, ha multiplicado por dos su red de oficinas, desde las 193 de 2011 hasta las 424 actuales, y también su número de profesionales. ¿Cómo ha sido posible? La vocación es la causa y un modelo rentable que no se olvida de nadie es el medio.

Por eso cuenta ya con más de 473.000 clientes, a los que ofrece un servicio financiero integral, que asesora y atiende personal y profesionalmente en cada una de las oficinas que actualmente posee la entidad en cinco comunidades autónomas (Castilla-La Mancha, Madrid, Castilla y León, Comunidad Valenciana y Murcia) y 12 provincias (Toledo, Guadalajara, Cuenca, Albacete, Ciudad Real, Madrid, Ávila, Valladolid, Murcia, Alicante, Valencia y Castellón).

Presenta una de las morosidades más bajas del sistema financiero español

Esta sociedad cooperativa de crédito está compuesta por más de 99.000 socios que exigen una reversión de parte de los beneficios en el territorio en el que actúa en forma de creación de empleo, integración social de los más desfavorecidos, formación, etc. Una misión que se canaliza, principalmente, a través de su Fundación y del Fondo de Educación y Promoción (FEP). Además, hay que recordar que Eurocaja Rural se constituyó por cooperativas agrícolas y ganaderas para dar soporte financiero al mundo rural, de ahí que sus estatutos exijan, desde su constitución hace más de 60 años, especial atención a este ámbito.

Sus esfuerzos para humanizar el servicio financiero, situando a la persona siempre en el centro y poniendo la digitalización al servicio de sus clientes, mediante un modelo híbrido que ofrece operativa online pero siempre también presencial, están permitiendo a Eurocaja Rural ocupar el hueco en el mercado que otras entidades financieras abandonan o no contemplan, obteniendo resultados extraordinarios.

La estrategia de la entidad se apoya en una prudente política de dotación de provisiones, un beneficio contenido, una solvencia indiscutible y adaptada a cualquier escenario de riesgo y una de las morosidades más bajas del sistema financiero español.

Dar servicio

Eurocaja Rural continúa en 2022 abriendo oficinas en Madrid y apuntalando su presencia en Castilla y León, donde ya están presentes en Ávila y Valladolid. “Tenemos que dar servicio a la gente. El sector financiero ha abandonado el país, más preocupado en maximizar beneficios que en prestar servicios. Nosotros no”, afirma Víctor Manuel Martín, su director general.

Normas
Entra en El País para participar