Movilidad

City Transformer y Segula Technologies desarrollan un coche ‘plegable’ que se lanzará en 2024

El vehículo está disponible para su pedido anticipado y valdrá 12.500 euros

Puede transformar su chasis y pasar de un ancho de 1,4 metro a 1 metro en tiempo real

Modelo CT-1.
Modelo CT-1.

Igual se sorprende si ve que un coche delante de usted que no puede aparcar en un espacio de una calle de su ciudad porque el hueco es más pequeño que el coche y, de repente, como por arte de magia, lo consigue. No es magia, es tecnología. La startup de movilidad israelí City Transformer y la ingeniería Segula Technologies han unido sus fuerzas para desarrollar lo que califican como el primer microcoche plegable del mundo. Se trata del CT-1, un modelo completamente eléctrico, de dos plazas, que planean su producción en serie en 2024.

El modelo cuenta con una tecnología patentada de cambio de forma, también conocida como de ajuste activo, que permite transformar su chasis en tiempo real, en la carretera durante la conducción, con el objetivo de poder sortear el tráfico o adaptarse a espacios urbanos reducidos, al poder plegarse.

El CT-1 ya está disponible para su pedido anticipado a cambio de una cuota reembolsable de 150 euros. Su precio es de 12.500 euros para los clientes que lo pidan anticipadamente, según explica a CincoDías el CEO de City Transformer, Asaf Formoza, que cuenta que la idea le surgió cuando se mudó a vivir a Tel Aviv hace una década. "Me sorprendió lo densamente poblada y congestionada que estaba la ciudad y estaba harto de perder más de una hora al día en el tráfico o buscando aparcamiento, o ambas cosas".

Formoza cuenta que tras pasarse a la moto y comprender que no era el vehículo ideal por las condiciones climatológicas y por seguridad ("estuve involucrado en un accidente grave"), decidió buscar una solución de movilidad que permitiera "tener las ventajas que ofrecen tanto el coche como la moto".

El CT-1 está basado en la arquitectura modular de monopatín desarrollada por City Transformer, que garantiza que este microcoche plegable se adapte a la vida en el centro de las ciudades. Su tecnología de ajuste activo de la anchura permite al CT-1 plegarse desde una anchura de 1,4 metros, hasta una medida ultracompacta de un metro. Este ajuste puede hacerse durante la conducción.

Un proceso de segundos

Según Formoza, que el coche pueda cambiar de tamaño en tiempo real mientras se conduce no es peligroso. “La seguridad es un aspecto fundamental en el que City Transformer nunca hará concesiones. El CT-1 tarda solo unos segundos en transformar inteligentemente su anchura y es un proceso totalmente seguro”.

El CEO de la startup israelí no da detalles sobre dónde planean fabricar el coche. Asegura que anunciará los detalles de su programa de producción a lo largo de este año. Lo que sí avanza es que el primer mercado dónde lo lanzarán será Europa.

El directivo aclara que el CT-1 es un vehículo de categoría L7e y, por tanto, se requerirá para utilizarlo permiso de conducir.

Roberto Vieira, director del departamento de Automoción de Segula Technologies, y Asaf Formoza, CEO de City Transformer.
Roberto Vieira, director del departamento de Automoción de Segula Technologies, y Asaf Formoza, CEO de City Transformer.

El coche pesa 590 kilos, con el paquete de baterías, “cuya masa es un 80% menor que en la mayoría de las baterías de vehículos eléctricos estándar”, aclaran. Ambas compañías explican que el CT-1 ofrece una autonomía de 180 kilómetros en condiciones reales de 0 emisiones y un tiempo de recarga de las baterías del 10 al 80% de sólo media hora. Asimismo, alcanza una velocidad máxima de 90 km/h, pero cuando se pliega a una anchura de un metro, la velocidad máxima se limita a 45 km/h.

“Los estudios han demostrado que los conductores del CT-1 tienen 10 veces más posibilidades de encontrar aparcamiento que un coche normal y al mismo tiempo, es una opción más segura que una scooter o una bicicleta eléctrica”, añaden los dos socios. Estos resaltan igualmente que el hecho de ser eléctrico y plegable “reduce tanto los tiempos de conducción, al poder sortear mejor el tráfico, como los costes de funcionamiento cotidianos del vehículo eléctrico, al ser dos veces más eficiente que otros eléctricos del mercado actual.

Asaf Formoza asegura que la colaboración con Segula “refuerza aún más la sensación de que el CT-1 es una solución de movilidad que cambiará las reglas del juego. Con ellos como socio, aceleraremos su desarrollo”. La aportación de Segula en el ámbito de la consultoría y la ingeniería se extenderá a los prototipos y a las pruebas de preproducción, incluyendo la homologación y validación final previa al lanzamiento del modelo al mercado, cuya producción en serie está prevista para 2024. Actualmente, el programa de desarrollo del CT-1 se encuentra en su séptima generación, tras 8 años trabajando en la optimización y mejora del concepto.

Formoza reconoce que sacar al mercado este proyecto no es fácil, "sobre todo para una empresa joven como la nuestra". Por eso, para llevar las cosas al siguiente nivel y preparar el CT-1 para su pleno lanzamiento al mercado se han aliado con Segula. En la primera fase de colaboración, los ingenieros de Francia, Alemania, Israel y Australia emprenderán una fase de viabilidad que concluirá a finales de 2022.Tras ello, comenzarán las fases de diseño, ingeniería e implementación de la tecnología.

El CEO de City Transformer cuenta que hay una gran demanda para el vehículo. “En la actualidad, hemos recibido miles de cartas de intención -incluso algunas con anticipos- de empresas internacionales y organizaciones mundiales. Además, hemos recibido una avalancha de pedidos anticipados del CT-1”.

Normas
Entra en El País para participar