Desplome de ArcelorMittal: ¿la avanzadilla de los cíclicos?

La firma acerera registra la mayor caída en junio del Ibex 35, seguida por Acerinox

Una planta de ArcelorMittal.
Una planta de ArcelorMittal.

La acerera Arcelor­Mittal puede convertirse en una guía para los valores cíclicos si, como muchos prevén, llega la temida recesión a la economía mundial. Los primeros datos de de­sa­celeración ya han hecho mella, y se erige como el valor más castigado del Ibex 35 en el mes de junio, con una caída del 28,2% que llevó su precio desde los 30,5 euros a los 21,5 euros en los que ahora se mueve. Su compañera de grupo, Acerinox, le ha acompañado en el derrumbe.

El mundo de los metales industriales ha tenido este año un comportamiento loco y eso da cuenta de la fragilidad del entorno en el que se mueven estas compañías que lograron repuntar después del parón que supuso el Covid-19. Los metales llegaron a subir un 26% en sus índices y ahora bajan en torno al 10%: todo en solo seis meses.

Los futuros del hierro han cedido un 39% en 12 meses y los del acero han bajado el 32% en igual período. Pero volviendo a su carácter de avanzadilla en la posible caída de los cíclicos, se produce la paradoja de que sus ratios actuales son excelentes. Cotiza a un PER (número de veces que el beneficio está contenido en la acción) estimado para 2022 de dos veces, en el primer trimestre de este año su beneficio subió un 80%, a 3.887 millones de euros, y cuenta con buenas expectativas de dividendo y de recompra de acciones.

Pero es el horizonte de menor crecimiento económico lo que provoca la falta de consenso de los analistas, además de su presencia fabril tanto en Rusia como en Ucrania. La paralización de las políticas de Covid cero en China son otra incógnita para el sector. Los analistas en sus informes de mayo fijaban precios de valoración en torno a los 40 euros por acción –Credit Suisse lo elevaba a 46 euros–, pero en junio los análisis publicados muestran más temores.

Desplome de ArcelorMittal: ¿la avanzadilla de los cíclicos? Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Así, JP Morgan rebajaba hace unos días el precio objetivo de la acción desde los 48 euros a los 32,5 euros ante la preocupación por la demanda de acero. Las razones de este recorte, que tuvo un impacto a la baja en la cotización de la acerera la semana pasada, se encontraban en que, aunque JP Morgan no espera una recesión en las economías desarrolladas, sus analistas ven prudente ser conservadores sobre la futura demanda del mercado mundial del acero, máxime cuando van aumentando las posibilidades de desa­celeración.

Un ciclo menos duro que otros

  • Comercio. Los analistas de Goldman Sachs ven elementos para un ciclo menos pronunciado para las acereras que otros vividos. Apuntan que frente a años atrás en los que se importaba más de China y se producía menos en Europa, ahora el cambio productivo “puede ayudar a lograr un reequilibrio más rápido en un clima macro cambiante en comparación con los ciclos anteriores”.
  • Infraestructura. El gasto impulsado por la infraestructura (60%) supone una mayor proporción de la demanda de acero frente al gasto del consumidor (40%). Las iniciativas anunciadas (como RePowerEU) para evitar la dependencia de los combustibles fósiles apoyan el consumo de acero en la UE, y “estimamos que la demanda implícita de acero de estas fuentes puede superar el 7% en la UE a corto plazo”, indican desde la entidad.
  • Beneficios. Los distintos test de estrés que los analistas del banco estadounidense han realizado sobre el efecto de una desaceleración en sus beneficios apuntan a caídas entre el 20% y el 40% en las acereras. Descensos que, aunque muy importantes, siguen permitiendo ganancias históricamente altas frente a los derrumbes conocidos en otros cambios de ciclo.

Sin embargo, Morgan Stanley le daba un voto de confianza elevando su precio a 46,1 euros desde 46 euros, lo que supondría una subida superior al 100% sobre los niveles actuales de cotización. Aunque la explicación de su analista Alain Gabriel parece algo confusa: “La era de las políticas de dinero barato ha terminado, los grupos mineros y de metales se enfrentan a tasas de interés en aumento y a riesgos de recesión, y el enfoque debería volver a estar en la generación de efectivo y la solidez del balance”, indicó.

Esta misma semana, el banco estadounidense Goldman Sachs ha publicado un informe sobre acereras en el que destaca a ArcelorMittal como la más sensible a un decrecimiento de las economías, “dada su mayor exposición global y mayor peso del acero HRC” (ligado, entre otros, a la industria automotriz). En su análisis combina tanto la caída del precio del acero en los últimos meses como una rebaja de la demanda en Europa, que cuantifica entre el 5% y el 6% para este mismo 2022, de acuerdo con las revisiones del PIB. “Seguimos favoreciendo productores de acero no integrados con modelos comerciales regionales cautivos, mayor dependencia en gasto estatal, mayor exposición al mercado europeo y menor logística, comercio y menores presiones de los costes de los insumos”, explica. Así, Goldman rebaja el precio objetivo de ArcelorMittal desde los 35 euros hasta los 30 euros con recomendación de mantener los títulos.

Por último, los analistas de Bankinter dan un precio objetivo de 33,60 euros a la acción de ArcelorMittal y recomiendan comprar de acuerdo con su informe estratégico presentado esta misma semana.

Normas
Entra en El País para participar