10 fotos

10 piscinas ‘infinity’ que bien valen una escapada a estos hoteles

¿Y si en lugar de seleccionar un alojamiento según el destino, el hotel se convierte en la razón para viajar?

  • Pocos atractivos necesita Menorca para ser uno de los destinos más deseados del verano. Pero la piscina infinity del hotel Meliá Cala Galdana, exclusiva para los clientes adultos del servicio The Level, es una buena excusa para viajar a la isla y disfrutar de sus playas y su mar cristalino.
    1Exclusividad frente al azul del Mediterráneo Pocos atractivos necesita Menorca para ser uno de los destinos más deseados del verano. Pero la piscina infinity del hotel Meliá Cala Galdana, exclusiva para los clientes adultos del servicio The Level, es una buena excusa para viajar a la isla y disfrutar de sus playas y su mar cristalino.
  • Enclava en mitad de la selva, la piscina del Hanging Gardens de Bali, en Payagan, impresiona cuando se mira a su alrededor. Además, una plataforma en mitad del vaso permite hacer fotos como si se estuviera andando sobre el agua. Cada villa del complejo tiene también su infinity pool privada.
    2Andar sobre las aguas con la selva alrededor Enclava en mitad de la selva, la piscina del Hanging Gardens de Bali, en Payagan, impresiona cuando se mira a su alrededor. Además, una plataforma en mitad del vaso permite hacer fotos como si se estuviera andando sobre el agua. Cada villa del complejo tiene también su infinity pool privada.
  • Tras un día por esas endiabladas carreteras, que forman parte del encanto de la costa Amalfitana, un rato de relax en una piscina no viene nada mal. Y mejor aún si, como la del Belmond Hotel Caruso, tiene unas increíbles vistas desde un edificio del siglo XI ubicado en lo más alto de Ravelo.
    3Glamur italiano en un edificio del siglo XI Tras un día por esas endiabladas carreteras, que forman parte del encanto de la costa Amalfitana, un rato de relax en una piscina no viene nada mal. Y mejor aún si, como la del Belmond Hotel Caruso, tiene unas increíbles vistas desde un edificio del siglo XI ubicado en lo más alto de Ravelo.
  • Para los que quieran una escapada romántica lejos de los destinos mexicanos más conocidos, Zihuatanejo, en el estado de Guerrero, es una buena opción. Allí se asienta La Casa que Canta, un hotel con suites que tienen piscina infinity privada. Cuenta, además, con dos villas de lujo.
    4México, más allá del Caribe y Los Cabos Para los que quieran una escapada romántica lejos de los destinos mexicanos más conocidos, Zihuatanejo, en el estado de Guerrero, es una buena opción. Allí se asienta La Casa que Canta, un hotel con suites que tienen piscina infinity privada. Cuenta, además, con dos villas de lujo.
  • Durante unos meses ostentó el récord de ser la piscina más alta del mundo. No en vano está en el piso 77 del Adress Beach Resort de Dubái. A pesar de no poseer ya ese reconocimiento, no deja de ser un lugar sorprendente desde el que admirar Jumeirah Beach mientras se disfruta de una de sus hamacas o cabañas privadas.
    5Casi récord en las alturas de Dubái Durante unos meses ostentó el récord de ser la piscina más alta del mundo. No en vano está en el piso 77 del Adress Beach Resort de Dubái. A pesar de no poseer ya ese reconocimiento, no deja de ser un lugar sorprendente desde el que admirar Jumeirah Beach mientras se disfruta de una de sus hamacas o cabañas privadas.
  • No podía faltar en esta lista la piscina del Marina Bay Sands de Singapur, la más larga del mundo y, posiblemente, uno de los lugares desde donde más fotos se han subido a redes sociales. Fue de los sitios pioneros en ofrecer vistas espectaculares sin tener que salir del agua.
    6La clásica mil veces fotografiada No podía faltar en esta lista la piscina del Marina Bay Sands de Singapur, la más larga del mundo y, posiblemente, uno de los lugares desde donde más fotos se han subido a redes sociales. Fue de los sitios pioneros en ofrecer vistas espectaculares sin tener que salir del agua.
  • ¿Estar en una piscina mientras a pocos metros bebe agua una familia de elefantes? Sí, es posible en el Four Seasons Safari Lodge Serengueti, enclavado en el parque natural del mismo nombre, en Tanzania. Y para un chapuzón con más privacidad, el hotel cuenta con dos suites y dos villas, cada una de ellas con su propia infinity pool.
    7Vistas a la sabana y elefantes como compañía ¿Estar en una piscina mientras a pocos metros bebe agua una familia de elefantes? Sí, es posible en el Four Seasons Safari Lodge Serengueti, enclavado en el parque natural del mismo nombre, en Tanzania. Y para un chapuzón con más privacidad, el hotel cuenta con dos suites y dos villas, cada una de ellas con su propia infinity pool.
  • Pensar en el cielo, muchas veces gris, de Londres no es que provoque unas inmensas ganas de darse un chapuzón en una piscina. Pero quién se resistiría a zambullirse en la del hotel Shangri-La The Shard, que desde la planta 52 del edificio confiere, gracias a sus vistas panorámicas, la sensación de tener la ciudad a los pies.
    8Desde el cielo de Londres con la ciudad a los pies Pensar en el cielo, muchas veces gris, de Londres no es que provoque unas inmensas ganas de darse un chapuzón en una piscina. Pero quién se resistiría a zambullirse en la del hotel Shangri-La The Shard, que desde la planta 52 del edificio confiere, gracias a sus vistas panorámicas, la sensación de tener la ciudad a los pies.
  • El Hotel Villa Noegg está situado a 914 metros de altura, lo que da una espectacular panorámica del lago de Lucerna (Suiza) y las montañas que lo rodean. Unas vistas que se disfrutan aún más desde su piscina. Y el frío no es problema, ya que el agua se mantiene a 34 grados para que los clientes puedan darse un chapuzón todo el año.
    9Un chapuzón entre montañas nevadas El Hotel Villa Noegg está situado a 914 metros de altura, lo que da una espectacular panorámica del lago de Lucerna (Suiza) y las montañas que lo rodean. Unas vistas que se disfrutan aún más desde su piscina. Y el frío no es problema, ya que el agua se mantiene a 34 grados para que los clientes puedan darse un chapuzón todo el año.
  • Observar cómo se pone el sol tras el Teatro Real y sin el bullicio de las personas que recorren el centro de Madrid. Es la posibilidad que ofrece la piscina del hotel The Edition. Y para poner el broche de oro al día con una cena, en la misma planta está el restaurante Oroya, del chef Diego Muñoz.
    10Los tejados de Madrid como telón de fondo Observar cómo se pone el sol tras el Teatro Real y sin el bullicio de las personas que recorren el centro de Madrid. Es la posibilidad que ofrece la piscina del hotel The Edition. Y para poner el broche de oro al día con una cena, en la misma planta está el restaurante Oroya, del chef Diego Muñoz.