Hacia una digitalización más sostenible, justa e inclusiva

En el último año hemos hecho avances muy significativos con respecto a la Agenda Digital

Roberto Sánchez, secretario de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales.
Roberto Sánchez, secretario de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales.

España está inmersa en un creciente proceso de transformación digital, que se ha acelerado con el despliegue del plan de recuperación y que contempla inversiones de 20.000 millones hasta 2026 e importantes reformas legislativas. La digitalización está actuando como una de las palancas impulsoras del crecimiento y el empleo tras la pandemia.

Los avances tecnológicos han revolucionado la forma en que nos comunicamos, las relaciones laborales, el funcionamiento de las empresas, la seguridad, la producción audiovisual… Es un momento clave para seguir dirigiendo el proceso de transformación digital hacia un modelo que converja en una España más sostenible, justa e inclusiva.

La Agenda Digital, nuestra hoja de ruta, se articula en torno a siete planes orientados en esa dirección: garantizar una conectividad adecuada, de al menos 100 Mbps para el 100% de la población antes del 1 de enero de 2026; seguir liderando en Europa el despliegue de la tecnología 5G para que el 75% de la población tenga acceso antes de 2026; reforzar las competencias digitales de trabajadores y ciudadanos en general, con especial atención a los colectivos vulnerables y las mujeres –aspiramos a que el 80% de la población tenga competencias básicas y que el 50% sean mujeres–; reforzar la ciberseguridad; acelerar la digitalización de las pymes y las Administraciones públicas; impulsar toda la cadena de valor de la industria audiovisual, y promover el uso de la inteligencia artificial. En el último año, hemos avanzado muy significativamente en su implementación.

La transformación no sería posible sin el despliegue de las redes que proporcionan la conectividad necesaria. España cuenta con unas excelentes infraestructuras, pero la necesidad de nuevas conexiones de banda ancha de alta capacidad, también en movilidad, y su extensión completa a toda la población en cualquier parte del territorio hacen imprescindible que sigamos dedicando recursos para mejorar esas redes y que aceleremos el despliegue de la tecnología 5G.

Atendiendo a la transformación digital presente y futura, España aspira a liderar el despliegue 5G

Con ese objetivo lanzamos el Programa de la Universalización de las Infraestructuras Digitales para la Cohesión (Único). Bajo esa marca paraguas se han resuelto varias convocatorias, como Único Banda Ancha. Las empresas adjudicatarias han empezado a extender la conexión de alta velocidad (100 Mbps) en zonas de 4.500 municipios que carecían de cobertura de banda ancha de nueva generación.

Atendiendo a la transformación digital presente y futura, España quiere liderar el despliegue del 5G. En este sentido, se acaba de publicar la convocatoria Único 5G Redes-Pasivas, para impulsar y acelerar su desarrollo en carreteras y ferrocarriles y en determinadas zonas rurales.

Además, invertimos en la generación de capacidades para el desarrollo de las siguientes tecnologías, 5G avanzado y 6G. Una docena de instituciones públicas están investigando con fondos del programa Único I+D.

Para que el proceso sea sostenible no basta con inversiones que aceleren los despliegues de las redes y servicios, también son necesarias reformas que promuevan y faciliten esos procesos. Por ello, hemos impulsado normas como la Ley de Ciberseguridad 5G, que ya está en vigor, y reformas que actualizan nuestro marco normativo a la nueva realidad del sector de telecomunicaciones o el mercado audiovisual.

La nueva Ley de Telecomunicaciones, aprobada recientemente, incorpora medidas para incentivar e impulsar las inversiones en un sector en profunda transformación. La Ley de Comunicación Audiovisual, que está en su última fase de tramitación parlamentaria, transpone al ordenamiento jurídico español la normativa europea, con el objetivo de promover un sector dinámico, competitivo y hacer del país el hub audiovisual europeo.

La digitalización está en marcha e irá a más por las transformaciones de las tecnologías y las nuevas demandas de la sociedad, cada vez más exigente. En el segundo semestre de 2022 y 2023 continuarán viendo la luz iniciativas para mejorar las infraestructuras sobre las que desarrollar la sociedad digital.

España cuenta con múltiples activos estratégicos en este proceso, que enfrentamos con una óptica humanista y con la obligación de que nos conduzca a una sociedad más justa, más cohesionada, más igualitaria, con mayor bienestar, más sostenible y que no deje a nadie atrás.

Roberto Sánchez es Secretario de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales.

Normas
Entra en El País para participar