El Banco de España advierte de una oleada de insolvencias si la recuperación pierde fuerza

Este jueves acaba el plazo de todas las ayudas públicas del ICO para empresas que estaban en una difícil situación económica

Fachada del Banco de España
Fachada del Banco de España

El Banco de España advierte de un riesgo latente para la solvencia empresarial a medio plazo, como consecuencia de la finalizaciónun de los periodos de carencia de un alto porcentaje de los préstamos garantizados por el Estado, los denominados créditos ICO que finalizan sus periodos de carencia el próximo jueves.

Estos riesgos "podrían materializarse" especialmente, si la recuperación económica fuera menos vigorosa de los esperado como consecuencia de una eventual escalada de las tensiones vinculadas con la guerra en Ucrania.

Este lunes la vicepresidenta económica, Nadia Calviño rechazó la concesión de plazo alguno de gracia en este tipo de ayudas y señaló confirmó una prórroga de la moratoria concursal, al tiempo que adelantó que se intensificará el trabajo para acelerar la aprobación de la Ley Concursal. No obstante señalo que la propia moratoria da un plazo de dos meses para solicitar el concurso, con lo que las empresas tienen ahí un margen.

Esta ausencia de la nueva ley, junto al fin de la moratoria, es la que ha disparado las previsiones hacia un importante incremento en el numero de concursos y quiebras empresariales a lo largo de los próximos meses, lo que contribuiría a colapsar aún más si cabe los juzgados mercantiles.

El Banco de España considera que a lo largo de 2020 se ha reducido moderadamente el número de empresas activas, entendidas como el conjunto de sociedades mercantiles y empresarios individuales, hasta fijarse en 3.366.570, descenso que no se producía desde 2013.

Según el estudio, "la evolución de la solvencia y de la demografía empresarial en España desde el inicio de la pandemia", la caída en 2020 fue del 1,1%, lo que representa 37.858 empresas menos, tendencia más moderada que la vista durante la crisis financiera iniciada en 2008, que supuso una reducción media del 1,5%, en promedio entre 2008 y 2013.

La reducción ha afectado prácticamente a todos los sectores, con la excepción de las ramas de transporte y almacenamiento e información y comunicaciones, donde se produjo un aumento. Por el contrario los mayores descensos se produjeros en la hostelería y en el comercio, donde se han perdido un 3% y un 2% de empresas.

Por tamaños, se observa también una reducción generalizada, si bien el descenso fue de mayor intensidad en las empresas pequeños y medianas en comparación con las microempresas y las compañías grandes. La autoridad monetaria señala que esta caída en el número de empresas activas en 2020 se explica por una disminución de las altas y no por un aumento de las bajas.

Normas
Entra en El País para participar