Entrevista

Joanna Crompton: “Buscamos firmas líderes y sostenibles a largo plazo”

Elige al sector farmacéutico y a las cotizadas de bienes materiales como su principal exposición

Joanna Crompton, gestora de renta variable internacional en JP Morgan AM
Joanna Crompton, gestora de renta variable internacional en JP Morgan AM

Joanna Crompton es gestora de renta variable internacional en JP Morgan AM con sede en Londres. En un momento en el que la renta variable vive sacudida por los temores de recesión y la retirada de los estímulos monetarios, la experta aboga por una inversión a largo plazo centrada en empresas sostenibles y con sólidos balances.

Con los bancos centrales acelerando la normalización monetaria cobran fuerza los rumores de recesión. ¿Existe un riesgo real?

Las probabilidades de recesión han aumentado, pero todavía hemos visto cómo los beneficios y los márgenes han resistido el alza de la inflación. Las empresas han sido capaces de trasladar el aumento de los costes a los precios. Si los precios siguen al alza y las compañías no pueden repercutir el coste al consumidor es cuando habrá más presión en torno a la recesión. La actitud de los bancos centrales para contener el alza de los precios será clave.

¿Cuándo cree que la inflación va a tocar techo?

Todo va a depender de la actitud de los bancos centrales y de los cuellos de botellas en las cadenas de suministro. Estamos empezando a ver una moderación en los confinamientos en China. Si continúa este proceso, las tensiones inflacionistas se moderarán.

A la hora de configurar la cartera, ¿en qué tipo de compañías invierten?

Buscamos empresas líderes y sostenibles tanto desde el punto de vista medioambiental como social y sostenible en lo que a negocio se refiere. Es decir, empresas que mejoren la ineficiencia y creen mano de obra diversa y motivada. Muchos de los retos que plantea la sostenibilidad están creando nuevas oportunidades y demanda en el mercado, así que la apuesta por la sostenibilidad es una inversión a largo plazo.

¿Alguna cotizada que ilustre esta característica?

Un buen ejemplo es la francesa Schneider Electric, que ayuda a sus clientes a reducir sus propios niveles de emisiones. Otro ejemplo de cotizadas serían las que producen cables que son empleados posteriormente para los parques eólicos de alta mar. Aunque no son las primeras empresas en las que se piensa cuando hablamos de energías renovables, su modelo está directamente ligado al crecimiento de las energías limpias.

En pleno proceso de subida de tipos la banca empieza a brillar con luz propia. ¿Es buen momento para incrementar la exposición en estas firmas?

Los bancos son interesantes en el momento actual por las expectativas de mejora de márgenes ahora que los tipos de interés empiezan a abandonar los mínimos. Desde el punto de vista de la sostenibilidad, que es nuestro marco de actuación, invertimos en entidades que tienen el extra del cumplimiento de los umbrales de sostenibilidad. Un buen ejemplo de esta corriente es el holandés ING. También nos gustan los bancos nórdicos o franceses, que han tendido a estar entre los países que están liderando la agenda de la sostenibilidad.

Atendiendo al criterio de sostenibilidad, ¿qué características tienen en cuenta en JP Morgan?

Además de invertir atendiendo a los criterios medioambientales, también para nosotros la buena gobernanza es uno de los pilares ESG. En lo que respecta al medio ambiente, además de los esfuerzos por mitigar el cambio climático buscamos empresas que hagan un consumo responsable de los recursos.

¿La inversión sostenible es una buena estrategia para plantar cara a la inflación?

Creo que sí, porque por sostenibles también incluimos negocios sólidos. Es decir, cotizadas capaces de obtener un beneficio a largo plazo, que es algo que funciona en todos los entornos.

¿Cuáles son sus principales posiciones en cartera?

Los sectores que más nos gustan son los referentes a la atención sanitaria y los bienes de capital. Dentro del primero escogemos a AstraZeneca, que con la pandemia demostró su compromiso con la atención sanitaria al ofrecer vacunas a un precio más ajustado para hacer su uso más extensible. Tenemos una exposición reducida a las firmas automovilísticas, donde solo nos decantamos por las empresas que ya están liderando la transición energética.

El Nasdaq cae más de un 20% en el año. ¿Se ha acabado el boom por las tecnológicas?

La situación actual nada tiene que ver con la crisis de las puntocom del año 2000, y a día de hoy las cotizadas que operan en el sector están mejor posicionadas. Hace 20 años las valoraciones se construyeron en base a esperanzas, pero hoy las valoraciones de firmas como Microsoft están sostenidas por una rentabilidad real.

Normas
Entra en El País para participar