Servicios

Swissport lanza una ofensiva para doblar su peso en la carga aérea en España

Ficha a un ejecutivo del rival WFS para potenciar sus instalaciones de Barajas y El Prat

Empleados del área de carga de Swissport.
Empleados del área de carga de Swissport.

El gigante mundial del handling y carga aérea Swissport tiene una espina clavada en el mercado español, donde se dispone a crecer en ambas actividades. Su negocio bajó enteros en 2015 con la pérdida de licencias de handling para terceros en algunos de los principales aeropuertos de la red de Aena. Y es que los trabajos de servicios de rampa, que no pudo renovar en concurso público, servían de base para ofrecer la gestión de mercancías a clientes como Lufthansa. Ahora, la dirección que lidera Juan Urruticoechea busca la remontada.

Swissport, que en tiempos estuvo controlada por Ferrovial, ha contratado a un experto en el negocio de la carga con el fin de doblar las mercancías operadas en primera línea en España, desde las actuales 100.000 toneladas al año. La nueva incorporación es la de Frank Serano, procedente del rival Worldwide Flight Services (WFS), en la que ha trabajado 15 años en aeropuertos de Francia, los estadounidenses de Los Ángeles y Miami, o en el mercado mexicano, ocupando puestos de alta responsabilidad.

El francés Serano tiene 30 años de experiencia en la gestión de carga aérea, y su nueva empresa cuenta con instalaciones con capacidad excedentaria para mercancías principalmente en Madrid-Barajas y Barcelona-El Prat. Su misión es maximizar el uso de las mismas, al igual que los centros de carga de Swissport en Málaga, Valencia y Alicante, estos tres menores que los anteriores.

La movimiento de mercancías se ha destapado durante la pandemia como una tabla de salvación para buena parte del sector aéreo, que tuvo en este segmento los únicos ingresos ante las severas restricciones a la movilidad de los viajeros. Swissport está entre las que ha ampliado su foco hacia esta actividad, junto a grupos de aerolíneas como IAG, Lufthansa y las grandes referencias de Oriente Medio. La compañía viene de invertir en una nueva terminal de carga en el aeropuerto de Viena.

A por plazas principales

La otra vía de desarrollo, la del handling, ha puesto a Urruticoechea y su equipo a velar armas ante el inminente concurso que va a licitar Aena para entregar 41 licencias de handling a terceros en sus 43 aeropuertos, que serán divididos en 21 lotes. Entrar por esta puerta en Aena también ofrece sinergias para ofertar el handling de pasajeros a los clientes a la caza de mayor actividad y rendimiento.

Todo parece indicar que los pliegos irán a la reunión del consejo que celebra esta semana el gestor aeroportuario, y la licitación podría lanzarse ya este mes de julio. El handling de rampa generó ingresos para sus operadoras, con dominio de Iberia y Groundforce (Globalia), por 700 millones en 2019. Los servicios incluidos son los de gestión del equipaje, operaciones en pista como el remolque de aeronaves, el correo y el deshielo de aviones, quedando al margen la recarga de combustible y el catering.

Las licencias salen por siete años y el concurso se ve afectado por un nuevo convenio para este tipo de servicios que prevé una subida salarial del 13,5% entre este año y 2025. Los distintos competidores, ente los que se espera a Iberia, Groundforce, Swissport, WFS, Menzies o la dubaití Dnata, entre otras, tendrán que afinar sus ofertas a la vista de que Aena va a congelar, respecto al concurso de 2015, la tarifa máxima de referencia que las empresas de handling podrán cobrar a las aerolíneas. Sobre ese límite, puntúa la rebaja en la presentación de las ofertas.

En Swissport esperan conocer los pliegos definitivos, tras dos procesos de consulta pública, pero ya se anticipa que se apostará fuerte en este proceso. Siete años atrás pujó con ambición, pero apenas se quedó con El Prat, Valencia, Alicante, Lanzarote, Reus y uno de los lotes de aeropuertos pequeños, con Almería, Burgos, Huesca, Logroño, Murcia, Salamanca, Valladolid y Zaragoza.

Toma de posiciones ante la recuperación

Refuerzos. El grupo Swissport, presente en 285 aeropuertos de todo el mundo, habrá creado hasta 17.000 puestos de trabajo a final del verano de la mano de la recuperación de la actividad tras la pandemia. Con ello, contará con una plantilla de 60.000 trabajadores, en línea con el equipo que tenía antes de la crisis sanitaria.

Nuevo escenario. La empresa ve como una oportunidad la necesidad de las aerolíneas de contener sus costes a la vista del lastre financiero asumido para soportar el impacto del Covid-19. Swissport dice favorecer ahorros por el alto volumen de vuelos que atiende, lo que permite reducir los tiempos de inactividad del personal. El presidente, Warwick Brady, ha hablado en recientes intervenciones de una colaboración cada vez más simbiótica entre aerolíneas, empresas de servicios y aeropuertos.

Normas
Entra en El País para participar