Salud

Los pagos de las farmacéuticas en formación a los médicos crece un 50% tras la parálisis por la pandemia

La industria desembolsa 586 millones, un 10% más, en el conjunto de transferencias en I+D, viajes, donaciones o prestación de servicios

Industria farmacéutica pulsa en la foto

Las compañías farmacéuticas pagaron un 10% más al sector médico en España en 2021, después de un 2020 donde cayeron los desembolsos por los menores gastos en formación y viajes a congresos de los profesionales por el inicio de la pandemia de Covid-19. El conjunto de los laboratorios desembolsaron 586 millones, según informó este viernes la patronal Farmaindustria.

El gasto que más creció, un 51%, fue el de desembolsos para la formación de profesionales sanitarios, en una cifra que alcanzó los 56 millones el pasado año. En este caso se trata de partidas, como el coste del viaje, para que los médicos puedan participar en reuniones y congresos sectoriales y científicos.

En 2020, la pandemia “provocó una disminución en el número de reuniones y actividades formativas y, sobre todo, obligó a que la mayor parte de ellas tuviera que celebrarse de forma telemática, no presencial, –recordó la patronal en un comunicado– por lo que se redujo de forma significativa el montante dedicado a las colaboraciones con los profesionales sanitarios ligadas a este concepto, como son los gastos de alojamiento y desplazamiento”.

En 2019, cuando no existían restricciones sanitarias, esa partida había sido mucho mayor, de 115 millones (ver gráfico).

Gran parte de la formación sobre nuevos medicamentos está sufragada por los propios laboratorios, ya que el Sistema Nacional de Salud no destina partidas a esta formación continuada sobre las innovaciones.

A esa partida, hay que añadir 115 millones (27,8% más en un año) en ayudas de los laboratorios a organizaciones sanitarias responsables de reuniones y congresos.

La partida mayor, de 287 millones, fue la destinada por las empresas del sector a retribuir a organizaciones y profesionales por su participación en actividades de investigación y desarrollo (prácticamente la misma cifra que el pasado año).

Sin embargo, se redujo la cifra destinada a donaciones y subvenciones –que solo pueden destinarse a instituciones y organizaciones sanitarias y no a los profesionales–. El pasado año se quedó en 38 millones, un 9,5% menos. Por causa de la pandemia, esta partida había crecido con fuerza en 2020, “cuando las compañías farmacéuticas movilizaron más recursos para ayudar al sistema sanitario a afrontar la crisis”, según Farmaindustria.

Los laboratorios publican desde 2016 lo que denominan transferencias de valor al sector médico, en una iniciativa de transparencia de su código de buenas prácticas. Desde entonces, y hasta finales de junio, las compañías deben dar a conocer en sus web los datos.

“Hay que tomar estos dos últimos años como muy extraordinarios a causa de la pandemia. Lo importante es que, pese a estas circunstancias extraordinarias, se ha logrado mantener el compromiso de la industria farmacéutica con el apoyo a la formación continuada de los profesionales sanitarios y la apuesta por la investigación en España”, valora José Zamarriego, director de la unidad de supervisión deontológica de Farmaindustria.

Normas
Entra en El País para participar