Mar Fábregas: “El mercado de genéricos en España sigue estancado”

La ejecutiva del laboratorio alemán explica que la eliminación de las políticas de promoción, el bajo precio y el alza de costes afecta la rentabilidad de un negocio que lleva siete años con las mismas cuotas

Mar Fábregas, directora general de Stada.
Mar Fábregas, directora general de Stada.

El grupo alemán Stada, presente en más de 30 países, impulsa sus tres divisiones (genéricos, autocuidado y especialidades) a escala global con nuevos lanzamientos y adquisiciones de cartera de productos a otras compañías. La directora general de la filial española, Mar Fábregas (Barcelona, 47 años), con más de 25 años de experiencia en la industria farmacéutica –trabajó en Sandoz (Novartis) y Chiesi–, habla sobre las áreas que más crecen pese a la inflación y la tensión en la cadena de suministros y las próximas apuestas en párkinson y oftalmología. Nombrada en febrero presidenta de la Asociación Española de Medicamentos Genéricos (AESEG), repasa los retos de dicho mercado ante su estancamiento.

La empresa anunció hace poco que reforzaba el negocio en España ¿en qué se centra la estrategia?

Estamos en un momento de crecimiento. El grupo cerró 2021 con una facturación de 3.200 millones de euros, un 8% más. La filial española representa un 5% del total del grupo y el año pasado subió alrededor del 20%. La estrategia global de la compañía se basa en dotar de crecimiento los tres pilares de negocio: genéricos, una unidad más madura, que concentra el 70% de la facturación; autocuidado o consumer health, que representa el 20%, y especialidades, que supone el 10%.

¿En qué trabaja específicamente?

En el mercado de genéricos, con 25 años de trayectoria en España, seguimos teniendo oportunidades con nuevos lanzamientos. El año pasado, en concreto, creció por la terminación del sistema de subastas en Andalucía, con lo cual pudimos recuperar un territorio importante en genéricos. El alza en consumer health vino del crecimiento orgánico debido a la demanda de los nuevos hábitos tras la pandemia y las adquisiciones: en 2021 compramos a Sanofi una cartera de 16 marcas para el resfriado y la gripe, cuidado de la piel y complementos alimenticios, como Mitosyl, Anticongestiva Cusi y Rinocusi. Y otra en 2020 a GSK [15 marcas en total] muy centrada en derma, como Trofolastin, un antiestrías, y Venoruton, para el retorno venoso. También tenemos probióticos para el refuerzo de la inmunidad, con Lactoflora. Y en especialidades contamos con diferentes genéricos en oncología y dos biosimilares, Movymia (teriparatida), para tratar la osteoporosis, y Oyavas (bevacizumab), contra distintos tumores (pulmón, mama…). Hay también productos hospitalarios, como dasatinib, para tratar la leucemia linfoblástica aguda.

Autocuidado y especialidades son las unidades con más oportunidades de ampliar ‘portfolio’ y entrar en nuevas categorías

De las tres divisiones, ¿cuál tira más del negocio?

Consumer health y especialidades. Al ser las más nuevas, con 12 y 5 años, respectivamente, hay más oportunidades de ampliar porfolio y de entrar en nuevas categorías.

¿En qué áreas planea entrar?

A finales de este año o principios de 2023 entraremos en párkinson, con Lecigon, gracias a una alianza con Lobsor Pharmaceuticals. Es una triple dosis combinada para tratar esta dolencia en fase avanzada. Este producto nos hace una especial ilusión porque aporta una innovación. Este año esperamos contar también con un biosimilar de adalimumab, tras una alianza con Alvotech, para las enfermedades autoinmunes. Otro previsto para 2023 es el de ranibizumab, para entrar en oftalmología cuando caduquen las patentes, tras un acuerdo con Xbrane Biopharma. El último alcanzado ha sido con Calliditas Therapeutics AB para el registro y la comercialización de un nuevo candidato para la nefropatía por inmunoglobulina A de la enfermedad renal autoinmune crónica en Europa, previsto para 2023-2024. En 2021 hemos estado muy activos: el grupo completó en total 88 acuerdos de licencia para futuros lanzamientos de productos.

El negocio de los genéricos se vio muy afectado por la pandemia, ¿se ha recuperado ya este mercado?

Empezó en 2021 y este año vemos que también se está recuperando versus ejercicios prepandemia. Pero el mercado de genéricos en España sigue estancado, representa un 40% en unidades y un 20% en valores. Estamos en estas mismas cuotas desde hace siete años, desde que se eliminaron todas las iniciativas que fomentaban su uso.

En 2023 entraremos en párkinson y oftalmología

Dada esta situación, ¿se ha planteado la empresa reducir el peso de los genéricos?

Aunque las ratios de crecimiento sean menores, sigue siendo un pilar muy importante para nosotros. Nos gustaría que hubiera unas políticas activas de promoción porque creemos que todavía no ha desarrollado todo el potencial que podría dar en España.

Cuando pide políticas de promoción alude a la Administración y a los bajos precios de estos fármacos.

Sí. En la actualidad no hay diferencias de precio entre el genérico y la marca, y es lo que enlentece la introducción de nuevas moléculas. Luego, es un sector que opera con precios muy bajos, 3,5 euros de media, y cuando se dan situaciones como la que vivimos, con una inflación tan elevada e incrementos de costes (entre el 10% y el 15% en el sector) en transporte y materias primas, impacta en la rentabilidad de estos productos.

Como nueva presidenta de la AESEG, ¿cuál es el reto?

Los dos principales son intentar romper este estancamiento de cuotas y hacer frente a la situación de precios tan bajos frente al incremento de costes.

En 2021 hemos estado muy activos. El grupo cerró 88 acuerdos de licencia para futuros lanzamientos de productos

¿Se ha reunido con Sanidad?

Justo ahora empezamos a tener interlocución. Es verdad que, durante la pandemia, las prioridades eran otras. Toda la industria de genéricos ha sido una red de seguridad, no ha habido desabastecimiento de medicamentos y confiamos en que la Administración ponga esto en valor y sea sensible para seguir cuidando del sector.

Mencionaba anteriormente que la compañía había recuperado el mercado andaluz, ¿con cuáles otros sistemas de salud trabaja?

Cubrimos casi todos los hospitales con los biosimilares y los genéricos de oncología. También, en farmacia comunitaria, tenemos una red muy amplia, cubrimos todos los territorios. Pero toda la parte de genéricos la distribuimos en farmacias, es el socio natural.

¿Cuál es la comunidad con la que tiene más relación?

Por historia, quizás, y ubicación, Cataluña. Tenemos una cuota elevada porque fuimos de los primeros que entramos cuando se inició el mercado de genéricos en España.

Mar Fábregas: “El mercado de genéricos en España sigue estancado”

La mayor parte de su fabricación es a terceros, ¿con qué empresas españolas opera?

El grupo tiene 20 plantas de producción, principalmente, en Europa: Alemania, Serbia, Reino Unido, las más importantes. Tenemos tanto producción del grupo como mucha producción local a terceros con fabricantes españoles, como el grupo Chemo y Sag, entre otros.

¿Cuáles son las perspectivas de aumento de actividad y empleo en España?

Prevemos un crecimiento de entre el 7% y el 10% este año. Entonces, para 2023, puede ser que la plantilla se incremente entre un 10% y un 15% a medida que vayan saliendo estos nuevos lanzamientos. Principalmente, se van a crear equipos comerciales, dedicados y especializados para las nuevas áreas terapéuticas que mencionaba.

¿Qué porcentaje de la facturación va a I+D?

En 2022 está prevista una inversión de 240 millones a escala global. El desarrollo de los biosimilares y las licencias va a llevar una inversión de más de 300 millones a largo plazo. Desde 2017, la compañía ha invertido 1,6 billones de euros a escala global en adquisición de cartera de productos.

Normas
Entra en El País para participar