Los fondos ganan terreno como alternativa de ahorro a largo plazo

Cobran menores comisiones que los planes y hay más dónde elegir

Fondos jubilación pulsa en la foto

Desde el 1 de enero ya solo se puede destinar a planes de pensiones individuales, por regla general, 1.500 euros al año, una cifra un 25% menor a los 2.000 euros permitidos en 2021 y casi insignificante si tenemos en cuenta que hasta 2020 se podía hacer hasta 8.000 euros en aportaciones, con la consiguiente reducción también en el dinero que es posible destinar en la declaración del IRPF a reducir la base imponible de cada contribuyente.

Este cambio en la normativa está provocando que en el sector de la inversión se estén poniendo en valor otros instrumentos de ahorro a largo plazo, principalmente mediante fondos de inversión, estrategias muy presentes en la gama de productos de las entidades financieras españolas.

Varias estrategias mixtas españolas, entre las que más ganan a 10 años

Por ejemplo, en BBVA afirman que siguen apostando por fomentar el ahorro para la jubilación, “con independencia del vehículo escogido para hacerlo”, ya que, con la rebaja de la aportación máxima en los planes, “estos productos se han visto seriamente perjudicados y los ahorradores tendrán que combinar, en muchos casos, el ahorro en planes individuales con la inversión en otros productos similares, como los fondos de inversión”.

Ante la falta de impulso fiscal del plan de pensiones, el fondo de inversión “se va a convertir en el principal vehículo de previsión a largo plazo”, afirma Josep Bayarri, director de inversiones de Arquia Gestión, quien opina que incluso cuando las deducciones en la base imponible del IRPF eran más cuantiosas, mucha gente ya consideraba que el fondo de inversión era un vehículo más atractivo, “puesto que sus comisiones son más bajas, hay una oferta mayor y la ventaja fiscal del plan de pensiones es solo un crédito fiscal que deberá pagarse igualmente algún día”, recuerda el experto de Arquia Gestión.

Fiscalidad

También en Caser Asesores Financieros son rotundos al afirmar que los fondos de inversión les parecen el mejor vehículo para canalizar las inversiones a largo plazo, “y desde luego que para la jubilación también”. Desde que los planes de pensiones han perdido gran parte de los incentivos fiscales que tenían, “casi empatan en este apartado con los fondos. Es verdad que cuando invertimos en fondos de inversión no tenemos deducciones, pero sí son fiscalmente eficientes en cuanto a que podemos hacer traspasos, y la forma de hacer una gestión activa es mucho más sencilla”.

Atractivos

Para Enrique Borrajeros, presidente del comité de comunicación de EFPA España (Asociación Española de Asesores y Planificadores Financieros), los fondos de inversión “son un excelente vehículo de ahorro y acumulación de capital a medio y largo plazo, compatible con el objetivo de jubilación y complementario de otros instrumentos de ahorro para jubilación”.

BBVA recomienda hacer hucha para el retiro con varios productos

Entre sus atractivos menciona la gran cantidad de oferta disponible, el enorme abanico de combinaciones rentabilidad-riesgo, la ventaja del diferimiento fiscal en los traspasos, que contribuye a optimizar la rentabilidad financiera o su liquidez. “Aun así, cuando las circunstancias del ahorrador lo permiten, el plan de pensiones sigue aportando un beneficio financiero-fiscal que conviene aprovechar”, aconseja Borrajeros.

En Arquia creen que se va a convertir en el principal vehículo de previsión

A eso se añade que “permiten el acceso a diferentes mercados financieros con una gestión profesional, diversificada y transparente en mercados y sectores diversos, según la política de inversión del fondo, y adaptada al perfil de riesgo y horizonte de inversión del ahorrador. Por lo tanto, pueden ser muy útiles para preparar la jubilación si se ahorra en un fondo o combinación de estos que tenga como objetivo maximizar la rentabilidad preservando el ahorro, en un horizonte temporal determinado, que sea adecuado a la edad próxima a la jubilación”, resumen desde el grupo Catalana Occidente.

“La previsión, la organización y la aversión al riesgo son algunos de los conceptos presentes en la mente de una persona dispuesta a ahorrar para complementar su prestación de jubilación. Encontrar un equilibrio entre rentabilidad, estabilidad y riesgo es el objetivo primordial del ahorrador a largo plazo”, señala el subdirector general de vida de Seguros Bilbao, José Manuel Morais.

Estrategias ganadoras

Los fondos ganan terreno como alternativa de ahorro a largo plazo

Categoría. Para sopesar si merece la pena ahorrar a largo plazo mediante fondos de inversión podemos tomar como referencia lo que ganan los mixtos a 10 años, una categoría que de media renta un 31,58%.

Mejores. Si nos centramos en los más rentables a 10 años, encabeza la clasificación, con un 99,5%, G Fund Future for Generations, de la gestora francesa Groupama, un fondo temático que invierte en empresas que contribuyen al desarrollo de soluciones de consumo y salud sostenibles y respetuosas con el medio ambiente. Pese a su resultado a largo plazo, a corto ofrece pérdidas superiores al 10%.

Españolas. Llama la atención positivamente la proporción de vehículos de gestoras nacionales entre los 10 fondos mixtos más rentables en la década. Es más, la medalla de plata se la cuelga Bestinver Patrimonio, gracias a un 73% en el periodo, y la de bronce, Mutuafondo Bonos Subordinados II (65,67%). En el caso del vehículo de Bestinver, que según su ficha está concebido para un horizonte de inversión de entre dos y cuatro años, selecciona en renta fija emisores de deuda de alta calidad crediticia y, en renta variable, negocios atractivos muy bien gestionados y que presenten un alto potencial de revalorización. El fondo de Mutua invierte en activos de deuda subordinada del sector financiero, mayoritariamente cocos (bonos convertibles contingentes), con sesgo hacia Europa y, especialmente, a España.

Normas
Entra en El País para participar