Requisitos para que los gastos de tu pyme sean deducibles

Los gastos deben estar justificados e imputarse dentro del mismo ejercicio fiscal

gastos deducibles

No todos los gastos que tiene el trabajador autónomo son deducibles. Solo lo son aquellos que están directamente relacionados con la actividad profesional que se está desarrollando. Aún así, según la ley del Impuesto de Sociedades los gastos deducibles son todos los que se entienden como necesarios para desarrollar la actividad empresarial.

Sin embargo, para que el gasto pueda deducirse es necesario que esté justificado, tal y como detallan en Edenred. Los gastos tendrán que estar, por tanto, justificados con una factura, nómina, recibos, la escritura pública… Es importante disponer de una factura original completa como documento justificativo.

Sin un documento que justifique a operación, no se podrá deducir el IVA soportado, por mucho que el gasto se considere como deducible en el Impuesto de Sociedades. Además, los gastos tienen que imputarse dentro del ejercicio en el que se producen.

En la cuenta de pérdidas y ganancias

Entre los gastos deducibles figuran los gastos de desplazamiento, siempre y cuando se justifique el desplazamiento; los gastos en hostelería y restauración cuando las comidas sean necesarias y estén relacionadas con la actividad profesional, así como los gastos relacionados con el vehículo de empresa y con el alquiler del local comercial.

Hay que tener también en cuenta que los gastos que se piense deducir la empresa tendrán que estar también reflejados en la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio. La ley también permite que estos gastos también aparezcan en una cuenta de reservas o exentos de contabilización solo determinados casos, previstos expresamente, como el de los elementos patrimoniales.

En el caso de que se hayan presentado a Hacienda gastos deducibles que no lo sean, o bien porque sean gastos personales o no tengan ninguna relación con la actividad profesional que se desarrolla, el empresario corre el riesgo de recibir una penalización por parte de la Administración. Hacienda podría enviarle una multa con una cuantía muy elevada que, además, incluiría los intereses de demora.

Normas
Entra en El País para participar