Mercado laboral

Educación, informática y sanidad tienen 345.000 ocupados más que antes de la crisis

La Seguridad Social tiene 630.000 afiliados más que antes de principios de marzo de 2020, cuando estalló la pandemia mundial de Covid

Recuperación del empleo pulsa en la foto

La Seguridad Social va a terminar el mes de junio con 630.000 afiliados más que justo antes de la pandemia, en febrero de 2020, según la serie depurada y corregida del efecto estacional. Este es uno de los cálculos facilitados ayer por el ministro de Inclusión, José Luis Escrivá, durante la presentación de las cifras de afiliación de junio, que adelanta habitualmente a mediados de mes. Según estas cifras, el empleo sigue en racha, eludiendo el impacto del encarecimiento de la energía y el alza de precios en general, así como el resto de efectos derivados de la guerra en Ucrania.

Solo en junio, el sistema sumará otros 120.000 nuevos cotizantes. De hecho, el miércoles de esta semana, el número total de afiliados se anotó otro récord al superar los 20,4 millones de trabajadores.

Aunque, sin desmerecer este dato de junio, Escrivá, hizo hincapié en la cifra que mide la afiliación de manera desestacionalizada –ya que depura los efectos del calendario y refleja mejor la tendencia del empleo– y que muestra que al final de junio el sistema tendrá 85.000 cotizantes más. Se trata, según insistió el ministro, en la mejor cifra desestacionalizada en cualquier mes de la serie histórica con la excepción de junio de 2005 (cuando se produjo la regularización extraordinaria de más de 700.000 inmigrantes) y en ese mes de 2021, condicionada entonces por el impulso generado por la salida de la crisis del Covid.

Las proyecciones estadísticas publicadas ayer muestran, como síntoma de mejora de la calidad del nuevo empleo, que los mayores crecimientos de la ocupación se dan en sectores de cualificación media alta. De hecho, más de la mitad de los puestos creados fueron en los sectores de comunicación e informática (con 87.511 puestos más que antes de la crisis); en sanidad y servicios sociales (137.864 más); y educación (199.044 más). También las profesiones científico técnicas, las de mayor cualificación, han ganado más de 83.000 ocupados. Escrivá citó otros síntomas de mejora de la calidad en el empleo derivadas de la reforma laboral, como que el 80% del stock de contratos existentes en el sistema son indefinidos, diez puntos más que antes de que entrara en vigor la reforma a principios de año.

No obstante, el ritmo de recaudación de los ingresos por cotizaciones se ha desacelerado ligeramente desde más del 9% al 8% en mayo, mientras que el gasto mantiene un crecimiento del 6% anual. Aunque este freno no impedirá de momento, que vaya a cumplirse el objetivo de cerrar el año con un déficit del 0,5% del PIB.

Escrivá se refirió también a la negociación en curso para reformar el sistema de cotización de los trabajadores autónomos, diciendo que ve su final “muy cerca”, pero no se atrevió a dar una fecha. Tampoco tiene un plazo límite, ya que, según matizó, la exigencia de Bruselas para que España haga esta reforma –que forma parte de los hitos que debe cumplir el país para recibir los fondos comunitarios de recuperación– estaría ya cumplida con la iniciativa legislativa que ya ha aprobado el Gobierno con la modificación reglamentaria de los procesos de recaudación del colectivo. Esos cambios permitirán técnicamente recabar la información fiscal necesaria para determinar la base de cotización del colectivo según sus rendimientos netos para que pueda empezar a aplicarse cuando haya un acuerdo, algo que confía en que sea en 2023.

Normas
Entra en El País para participar