Política monetaria

La Reserva Federal se prepara para la mayor subida de tipos desde 1994

El mercado ya adelanta para hoy un alza de 75 puntos básicos

Deuda EE UU pulsa en la foto

El dato de inflación publicado el viernes ha cambiado las reglas del juego. Aunque en las últimas semanas algunos de los miembros de la Reserva Federal han venido abogando por una subida de tipos de 75 puntos básicos, su presidente Jerome Powell había asegurado que un alza de este calibre no estaba sobre la mesa. Pero lo que hace unos días parecía imposible empieza a ganar fuerza. A falta de una jornada para conocer el veredicto, las expectativas de que el banco central estadounidense suba las tasas en tres cuartos de puntos crecen al 96,5% frente al 3,9% de hace solo una semana. Si se cumplen estas previsiones, la Reserva Federal acometería la mayor subida de tipos desde 1994.

Así lo creen firmas internacionales como Barclays o Goldman Sachs. El banco estadounidense va incluso un paso más allá y en sus últimas previsiones no descarta que la Fed repita el movimiento en julio. Es decir, prevé dos repuntes consecutivos de 75 puntos básicos. Más agresivo aún se muestra Michale Feroli, economista jefe para EE UU de JP Morgan, que en declaraciones recogidas por Bloomberg señala que no habría que descartar un alza de 100 puntos básicos.

La incertidumbre es muy elevada. Aventurarse a los designios del banco central es complicado, pero como señalan desde ING, “los halcones tienen argumentos en la inflación, el PIB y el mercado de trabajo”. Una idea que es compartida por los expertos de MacroYield, que consideran que con una inflación en máximos de 40 y que parece que está lejos de tocar techo, Powell podría aprovechar el momento actual donde todavía la economía muestra salud para subir los tipos de manera más acelerada. La posibilidad de rebajar la intensidad queda aplazada para el otoño, un periodo en el que los signos de debilidad invitarán a la prudencia. Para noviembre y diciembre, Cristina Gavin, responsable de renta fija en Ibercaja Gestión, descuenta dos subidas de 25 puntos básicos. Según sus proyecciones a cierre de 2022 las tasas se situarán en la horquilla del 2,75%-3%, por encima del tipo neutral. Un nivel que en el corto plazo podría pasar factura a la economía estadounidense, algo que Powell empieza a considerar inevitable.

Aunque el consenso del mercado se ha inclinado por una subida acelerada, según la abrupta oleada de ventas en la deuda, Gilles Moëc, economista jefe de Axa Investment Managers, se desmarca y cree que la Fed evitará hoy un alza de 75 puntos. El experto, en sintonía con la idea que defidenden desde Carmignac y PIMCO, que aplazan a julio este incremento. “Esperamos que el presidente Powell utilice la conferencia de prensa para señalar que las subidas más agresivas están de nuevo sobre la mesa y que no se van a detener en septiembre”, señala Allison Boxer, economista para EE UU de PIMCO.

Si por algo se caracteriza Powell es que no le gusta dar sorpresas al mercado y menos en momentos tan revueltos como el actual con los rendimientos de la deuda a dos años subiendo 58 puntos básicos en las últimas tres jornadas, el mayor movimiento desde 2008. El problema es que la Fed ya ha sido criticada por ser lenta en darse cuenta de que el aumento de la inflación sería persistente. Ralentizar el ritmo de subidas daría alas al alza de precios, que cerró mayo en el 8,6%, tres décimas más de lo previsto. El mercado descarta una pausa en septiembre tal y como apuntaban las alzas de la pasada reunión.

Junto a la subida de tipos, el comité actualizará sus proyecciones macroeconómicas. El consenso espera un menor crecimiento para los próximos años y un repunte de la inflación. Aunque de momento la economía estadounidense sigue mostrando solidez, en la última encuesta realizada por el Financial Times, 70% de los economistas descuentan una recesión en 2023.

Normas
Entra en El País para participar