Mercado eléctrico

En su primer día, el tope al gas mejora el precio de la luz en solo un 6%

El gobierno había estimado rebajas de 15,3% en la factura promedio

El precio mayorista de la luz baja 23% en el primer día del tope al gas
El precio mayorista de la luz baja 23% en el primer día del tope al gas

El tope al gas alivia pero no hace milagros. En la subasta del mercado mayorista de electricidad de hoy, la primera aparición del límite al hidrocarburo hizo que el precio promedio de la electricidad en el mercado mayorista bajara hasta un promedio de 165,59 euros por MWh de electricidad, un 22,6% menos que los 214,05 euros del día anterior.

El problema es que los consumidores ligados al mercado mayorista son también los que deben financiarlo, y en días de mucha demanda de electricidad y poca generación de renovables, esa financiación se lleva gran parte de los beneficios generados con el tope. Según los datos del operador de mercado eléctrico ibérico (OMIE), estos consumidores, que incluyen a todos los de tarifa regulada o PVCP, tendrán que pagar por este concepto otros 59 euros por MWh de electricidad.

Su precio final de 224,59 euros por MWh de electricidad (165,59 y 59) sigue siendo inferior a los 237 euros que habrían pagado sin tope al gas, pero supone una rebaja de solo 6% sobre ese precio (y una subida de 4,92% con relación al precio del día anterior).

Según los cálculos del gobierno, la llamada excepción ibérica que ha permitido aplicar el tope al precio del gas en la generación de electricidad implicará una rebaja del 15,3% para el consumidor de electricidad promedio con tarifa PVPC durante los 12 meses de aplicación del tope.

Para el consumidor industrial, totalmente expuesto al precio ‘spot’, el gobierno estima una rebaja de entre el 18% y el 20%, oscilando el primer mes entre el 15% y el 17%; y de entre el 13% y el 15% en el último.

Pero como dice José Salmerón, de la empresa de gestión y representación eléctrica Wind To Market, aún es pronto para saber cuál será el efecto final sobre la factura eléctrica, un porcentaje que dependerá, como ahora, de la demanda final de electricidad y de la oferta de energías alternativas.

El tope al gas se aplicará hasta el 31 de mayo de 2023 como una subvención directa a los productores de electricidad para financiar parcialmente sus costes de combustible. El pago diario a los productores se calculará restando al precio de mercado del gas el precio máximo estipulado por el gobierno para ese combustible. Durante los primeros seis meses, ese máximo será de 40 euros por MWh de gas. A partir del séptimo mes, se incrementará en 5 euros cada mes hasta llegar a un límite máximo de 70 euros por MWh de gas en el duodécimo mes.

En su mayor parte, esta subvención a los productores que emplean gas para generar electricidad se trasladará a los consumidores de contrato ligado al precio del mercado mayorista (que, a su vez, son los favorecidos por el tope). A pesar de este traslado, la lógica es que estos consumidores terminen pagando menos debido a la forma en que funciona el mercado.

El precio para todo el mercado mayorista se define por los costes del último productor en entrar a la subasta, que desde hace tiempo vienen siendo los que usan gas para generar electricidad. Por eso la medida de rebajar el coste del gas, su materia prima, termina significando una rebaja en el precio que cobran todas las generadoras de energía en el mercado mayorista (y menores márgenes para las generadoras de electricidad con tecnologías alternativas al gas).

Según los datos del Mercado Ibérico del Gas (Mibgas), el hidrocarburo estará mañana en los 80 euros por MWh de gas, una cifra sobre la que se aplicará la fórmula para que no pase de los 40 euros por el MWh de gas (la diferencia entre el MWh de gas y el gas necesario para generar un MWh de electricidad se explica por las pérdidas de energía durante la producción, con un ratio de eficiencia del 55%).

Para pagar la subvención implícita en el tope al gas, el gobierno también usará las rentas de congestión, obtenidas por Red Eléctrica en el comercio transfronterizo de electricidad entre Francia y España. “Depende del flujo y de la diferencia de precios entre los países, pero es algo relativamente menor comparado con el traslado a consumidores de la subvención que limita el precio del gas”, dice Salmerón.

Normas
Entra en El País para participar