Directiva europea

España va a mejorar los permisos laborales para progenitores y cuidadores por mandato europeo

La UE exige también que los contratos de trabajo incluyan "la previsibilidad" de las horas de trabajo y que la ley garantice el derecho a la transición a formas de empleo estables

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz.
La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz.

El Ministerio de Trabajo ha iniciado hoy el trámite legal para transponer dos directivas europeas sobre la claridad, transparencia y previsibilidad en los contratos de trabajo y sobre la conciliación de la vida familiar y laboral de los progenitores y cuidadores. Según estas directivas, España deberá ahora legislar para incorporar a la normativa española todos los objetivos de estas directivas que aún no cumpla la ley.

En concreto, el texto que acaba de publicar Trabajo en consulta pública para ejecutar estas transposiciones indica que en el caso de la ley española "aún se requieren mejoras en el disfrute de permisos y ausencias, así como cautelas para que la incertidumbre en la distribución del tiempo de trabajo no repercuta de manera negativa ni haga necesaria la renuncia total o parcial de las mujeres en el mercado de trabajo".

La normativa europea recoge, por ejemplo, el derecho de los trabajadores a disfrutar de un permiso para cuidadores de cinco días laborables al año, si bien la ley española ya prevé un permiso de dos días para cuidados que pueden disfrutarse todas las veces que concurra la enfermedad del familiar en el año, por lo que ese derecho que exige la UE ya se cumpliría en el ordenamiento español. Si bien, la directiva hace hincapié en otra cuestión en este mismo terreno que sí podría incluir mejoras como es el derecho a ausentarse del trabajo por causa de fuerza mayor por motivos urgentes o inesperados.

Además, la transposición de esta directiva incide también en la posibilidad de que los progenitores y cuidadores "puedan adaptar su calendario e trabajo --en sus distintos elementos-- a sus necesidades y preferencias personales", indican desde el Ministerio. Así, añaden, no es solo "un derecho de ausencia, sino también un derecho a formas de trabajo flexibles".

De hecho, la futura normativa española, que ya preparan en Trabajo, según ha anunciado recientemente la propia ministra, Yolanda Díaz, ampliará el círculo de personas causantes de estos derechos por cuidados, a no solo los familiares sino también a los "convivientes", término que se introducirá en la nueva ley para adaptar este permiso a las nuevas realidades familiares, explican fuentes de Trabajo.

En cuanto a la otra directiva que transpone Trabajo que afecta al contenido de los contratos laborales que firman los empleados con sus empresas, la ley española deberá adaptarse para "actualizar la lista de elementos esenciales del contrato de trabajo en relación con los que las personas trabajadoras deben recibir información por escrito".

Esta normativa europea que marcará la española en los próximos meses recoge también la obligatoriedad de que el trabajador tenga derecho efectivo a la "previsibilidad del empleo". Es más, la ley debe garantizar que ningún empleador pueda prohibir a una persona trabajadora aceptar trabajo de otros empleadores fuera del calendario de trabajo establecido por el primer empleador, "ni someter a esta persona a un trato desfavorable por ese motivo", alertan desde Trabajo.

Además, la directiva exige también que se garantice el derecho de los trabajadores a la transición a otras formas de empleo más estables y a la formación para el trabajo para el cual ha sido contratado. Así, la ley española deberá adaptarse ahora para incluir todas estas cuestiones que exige Bruselas y que Trabajo ha dado el paso de aceptar ya con la transposición de estas dos directivas.

Normas
Entra en El País para participar