Valor a examen

Sabadell, mal de altura a la hora de la verdad del BCE

Corrige con fuerza tras la confirmación de la senda de alzas de tipos en la zona euro y el temor a que traiga más mora y tensión en la deuda

Oficina de Sabadell en Madrid.
Oficina de Sabadell en Madrid. Getty Images

Sabadell es uno de los bancos europeos (junto con CaixaBank) que mejor evolución sigue en 2022 al registrar una ganancia del 32%. Pero la confirmación del BCE de que subirá los tipos de interés 25 puntos básicos en julio ha caído como un jarro de agua fría a la cotización y al sector europeo, y no tanto por la noticia, que era ansiada por las entidades financieras, sino porque devuelve los temores de una recesión. Además, los inversores han penalizado la falta de claridad en el mensaje de Christine Lagarde en aspectos clave como la actuación de la institución para evitar la fragmentación en el mercado de bonos, la temida escalada de la prima de riesgo.

Sabadell terminó sucumbiendo a la ola vendedora en el sector europeo en la última sesión de la semana con un descenso del 6,5%, situándose entre los peores bancos. “Hay que pensar que la subida de tipos se debe al repunte de la inflación [del 8,1% en la zona euro en mayo], y que se produce en un escenario macro muy complicado. A nivel bancario puede haber freno a la concesión de nuevo crédito e incremento de la mora. La deuda a 10 años ha repuntado de forma agresiva en las últimas semanas, lo que eleva el coste de financiación y la prima de riesgo”, advierte Alberto Roldán, director de inversiones de Metagestión. Resalta que Sabadell es un banco 100% doméstico y que ya está bien valorado; “no tiene capacidad para subir y hay riesgos”.

El consenso del mercado estima un precio objetivo de 1,05 euros para Sabadell, que implica un potencial del 31%. Para el 54,2% de los analistas es compra, para el 33,3% mantener, y para el 12,5% venta, según Bloomberg. Tras el mensaje del BCE, BNP Paribas y Divacons Alphavalue reiteran su consejo de reducir posiciones.

El banco presidido por Josep Oliu ha sido de los más castigados en los últimos años dentro de una tendencia general negativa para el sector, llegando a perder el 87% de su valor en Bolsa entre el máximo de julio de 2017 (1,94 euros) y el mínimo de la pandemia (0,25 euros). La mejora del negocio en 2021, un beneficio que se ha triplicado en el primer trimestre de 2022, el nombramiento de César González-Bueno como CEO y el nuevo plan estratégico han ido dando impulso al valor.

El valor despunta en Bolsa en el año y conserva el favor de la mayoría de analistas, que destacan el potencial para mejorar el negocio

UBS calcula que cada incremento de 50 puntos básicos en los tipos supondría un alza del 7% de los ingresos netos por intereses de Sabadell y del 23% de las ganancias del grupo en 2023”. Bank of America, por su parte, apunta que una subida de 100 puntos básicos mejoraría un 50% los ingresos de Sabadell.

Los analistas de JP Morgan creen que es la entidad que mejor relación ofrece en cuanto a rentabilidad y riesgo. Pronostican un retorno sobre el valor de activos del 8% para 2024 “como consecuencia de estos vientos de cola en los ingresos netos por intereses en el Reino Unido debido a tasas de interés más altas ya en 2022, junto a la subida proyectada del 2% en la zona del euro para 2024 y la mejora del crecimiento de los préstamos”.

En cuanto a los posibles riesgos, señala “unos tipos de interés más bajos de lo previsto y un deterioro de la situación macroeconómica que impactaría en las pymes, donde Sabadell tiene una parte importante del negocio”.

DBRS Morningstar acaba de confirmar la calificación a largo plazo de la entidad en A (bajo), aunque ha mejorado la perspectiva de negativa a estable. El cambio obedece a que “el impacto del Covid en el negocio ha sido inferior al previsto tanto en España como en el Reino Unido, el deterioro de la calidad de los activos se ha contenido –aunque persisten los riesgos con la finalización de las medidas de apoyo del Gobierno– y la ejecución exitosa del plan estratégico, con logros conseguidos antes de lo previsto”.

La firma de calificación no espera un impacto inmediato de la guerra de Ucrania, “aunque las implicaciones económicas indirectas pueden terminar por afectar al entorno operativo de Sabadell”.

Margen para mejorar y beneficiar a los accionistas

Negocio. Nuria Álvarez, analista de Renta 4, explica que aunque Sabadell “mantiene la guía de margen de intereses plana para el año y prefiere ser prudente, admitiendo que existen palancas de apoyo en los próximos trimestres (crecimiento de volúmenes, mayores tipos de interés en el Reino Unido y mayor aportación de la cartera ALCO en la medida en que van reconstruyéndola), existe potencial para una mejora de las proyecciones y poder ver un margen de intereses para 2022 creciendo como en el primer trimestre, en un dígito bajo”.

Dividendo. Saba­dell pagó un dividendo de 0,03 euros por acción a cuenta a los resultados de 2021 en abril, lo que supone distribuir un 31,8% de las ganancias entre sus inversores. El presidente del banco, Josep Oliu, adelantó en la junta de accionistas que la entidad prevé incrementar la retribución a medida que se vayan consolidando los beneficios. La rentabilidad por dividendo alcanza el 3,8%.

Capital. El fondo estadounidense Dimensional Fund Advisors, vehículo inversor del multimillonario David Booth, acaba de comunicar a la CNMV una participación indirecta del 3,011% en Sabadell.

Normas
Entra en El País para participar