El golpe de la SEC a las criptos hace más mal que bien

Sus exigencias son positivas, pero podrían hacer el negocio demasiado caro para los bancos ya muy regulados

Dólares y representaciones de criptomonedas.
Dólares y representaciones de criptomonedas. reuters

Las regulaciones suelen resolver un problema mientras crean otro. Tal es el caso de las nuevas directrices sobre criptomonedas que está sugiriendo la SEC, la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos. El organismo de control quiere que las empresas que salvaguardan los activos digitales marquen ese riesgo en sus balances, y que los bancos acaben teniendo que mantener grandes cantidades de capital contra él. Eso podría ayudar a la transparencia, algo que necesita el mercado. Pero sería demasiado costoso entrar en el mercado para los prestamistas legítimos, como Goldman Sachs, e incentivaría más negocios en la sombra.

 

Sin previo aviso, la agencia de Gary Gensler emitió hace dos meses un boletín contable que recomienda a las empresas cotizadas contabilizar el riesgo de salvaguardar el mercado de criptomonedas, de 1,2 billones de dólares, para sus clientes, registrándolo en su balance como un pasivo al valor justo de mercado de la moneda. La mayoría de las empresas tendrían que cumplirlo a partir de los estados financieros del segundo trimestre.

Los bancos serían los más afectados. Esta nueva medida podría activar el cumplimiento de las normas del Comité de Basilea, que incluye a la Reserva Federal. El año pasado, ese grupo emitió recomendaciones según las cuales un banco tendría que equiparar en la práctica la cantidad de capital en su balance con la cantidad que tuviera de un activo digital, asumiendo un ratio de capital del 8%. Por tanto, por cada dólar de cripto, el patrimonio neto tendría que aumentar en la misma proporción, aunque los mayores bancos de EE UU tienen normas aún más estrictas.

Las directrices de la SEC harían en la práctica demasiado costoso para los bancos mantener cripto para los clientes, y deja a otras empresas en apuros. La casa de cambio de cripto Coinbase Global tenía unos 246.000 millones de dólares en activos digitales de clientes a fecha de 31 de marzo, que podrían tener que añadirse a su balance de 21.000 millones. La posición del bróker online Robinhood Markets duplicaría su balance de 20.000 millones de dólares, según las cifras del primer trimestre. La medida podría aplicarse incluso a las empresas que subcontratan la custodia de los activos digitales a terceros, como Goldman.

Sería útil contar con algunas barreras y más información. En caso de que el valor de una criptodivisa caiga, puede ser difícil para un custodio que tenga el activo, por ejemplo, State Street, vender grandes cantidades de él. Y, dependiendo de la magnitud de la caída, bancos como Goldman podrían quedarse con las manos en la masa, y dada la volatilidad de las criptomonedas, eso podría crear algunos riesgos.

Sin embargo, hay un equilibrio, y hacer que sea completamente prohibitivo para los bancos es un problema mayor. El mercado de las criptomonedas ya está plagado de entidades que utilizan el activo para ejecutar transacciones dudosas. Si el objetivo de la SEC es hacer que las inversiones sean más seguras, unas medidas tan estrictas que impidan a los bancos de EE UU fuertemente regulados participar hacen lo contrario.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías