Crisis energética

Naturgy se libra del bloqueo bancario argelino porque realiza pagos directos a Sonatrach

El contrato con el grupo argelino tiene vigencia hasta 2030 pero la crisis perjudica las negociaciones para revisar los precios

Instalaciones del gasoducto de Medgaz.
Instalaciones del gasoducto de Medgaz.

La decisión de Argelia de romper el tratado de buena amistad suscrito en 2002 y congelar las transacciones bancarias para las operaciones de comercio exterior de productos procedentes de España no afectará al suministro ni a los pagos por el gas que España importa del país magrebí. El principal contrato, el del combustible que circula por el gasoducto Medgaz, con una capacidad de 8.400 millones de metros cúbicos, es el que mantiene la energética estatal Sonatrach con Naturgy.

 Fuentes próximas a la compañía que preside Francisco Reynés aseguran que la medida no afecta a sus transacciones con Argelia, pues el pago se realiza “de manera directa”. Por otro lado, el contrato con Argelia tiene una validez de ocho años, hasta 2030. Incumplirlo resultaría muy oneroso para Argelia, pues perdería importantes ingresos y se enfrentaría a una arbitraje internacional por romper unilateralmente el acuerdo.

La propia vicepresidenta para la Transición Ecológca, Teresa Ribera, advirtió ayer que si la situación acabara afectando al suministro España “acudirá a los tribunales y a mecanismos de arbitraje internacional”. No obstante, Ribera descarta, en principio, “tensiones en el suministro”. En su opinión, las malas relaciones entre Marruecos y Argelia no deberían afectar a la buena relación entre España y cada uno de ellos”.

Otra cuestión es que el ambiente enrarecido desde que el Gobierno español reconociera la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, perjudica claramente a las negociaciones que desde octubre del año pasado mantiene Naturgy con Sonatrach para revisar al alza el precio de los contratos-

Estos se revisan de manera ordinaria cada tres años y extraordinariamente siempre que se produzca algún cambioimportante en el mercado´y lo solicite una de las partes. De hecho, en el primer año de la pandemia, en 2020, Argelia se avino a bajar el precio debido al hundimiento de la demanda de gas. La situación dio un vuelco a medidados del año pasado, lo que llevó a Sonatrach a pedir una revisión de precios que, según fuentes del sector, podría implicar una subida de entre el 25% y el 30%.

La compañía española ya se enfrentó hace más de una década a un arbitraje con Sonatrach, que se resolvió en el tribunal arbitral de París con un laudo condenatorio de unos 1.300 millones de euros, parte de los cuales, los abonó mediante una ampliación de capital por la que la argelina tomó en 2014 cerca de un 3% de las acciones (en estos momentos, tiene un 4,1%).

El Gobierno subrayó que Argelia no ha roto el citado tratado, sino ”que lo ha suspendido”. Algunos políticos han exigido un cambio de posición del Ejecutivo frente al Sáhara Occidental. El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, pidió a Argel que no “haga pagar” al pueblo español los efectos de la “política exterior improvisada” del Gobierno de Pedro Sánchez.

Bruselas advierte

La Comisión Europea reclamó ayer a Argelia que revise la decisión de suspender el tratado de amistad suscrito hace casi dos décadas con España y que rige las relaciones entre ambos países, defendiendo el diálogo entre Madrid y Argel para resolver las diferencias. En rueda de prensa en Bruselas, el portavoz principal de la Comisión Europea, Eric Mamer, instó a Argel a “dar marcha atrás” a la decisión que calificó de “extremadamente preocupante”.

Por su parte, la portavoz de Exteriores de la UE, NabilaMassrali, dijo que la diplomacia europea ya está evaluando el impacto que tiene esta decisión en las relaciones con el bloque. La UE es el principal socio comercia e Argelia y representa el 46,7% de transacciones argelinas.

 

Normas
Entra en El País para participar