Distribución

El Corte Inglés roza el grado de inversión gracias a la inyección de la Mutua

La firma logra reducir el coste de su pasivo por debajo del 3%

El Corte Inglés roza el grado de inversión gracias a la inyección de la Mutua

El Corte Inglés suelta lastre para medirse con los grandes. El gigante de la distribución ya cuenta con el efectivo de la alianza con Mutua Madrileña, que hará que la compañía roce ya el grado de inversión. Dedicará este dinero a amortizar deuda, 1.010 millones de un plumazo, cancelará todas sus emisiones de bonos, reducirá considerablemente el coste de su pasivo y rozará de una vez y para siempre el ansiado grado de inversión.

El gigante de la distribución se sometió por primera vez al escrutinio de las agencias de rating en 2018, cuando colocó en el mercado su primera gran emisión de bonos, de 690 millones. Desde entonces, ha conseguido que estas agencias aprecien su trabajo en poner orden en su cartera inmobiliaria o vender alguno de sus negocios, como las ópticas. También las negociaciones con la banca para refinanciar su pasivo.

La última de estas operaciones tuvo lugar en marzo. Refinanció sus 2.600 millones de deuda bancaria, sin computar los bonos, con el objetivo de rebajar el coste y amortizar la emisión de bonos por 600 millones lanzada en septiembre de 2020, en plena pandemia. Ya en ese momento consiguió dejar el coste de la deuda en el 3%. Y ahora lo rebaja aún más.

El Corte Inglés hará valer el efectivo que acaba de recibir de la venta a Mutua del negocio de seguros, que incluye el 50,01% de su filial SECI (seguros de vida y accidentes) y el 50,01% de CESS, su correduría de seguros, que utilizaba para comercializar pólizas multirramo de media docena de aseguradoras. Esta operación supone el desembolso de 550 millones de euros. Además, Mutua Madrileña ha pagado otros 555 millones de euros para adquirir el 8% del capital de El Corte Inglés, lo que reforzará aún más la alianza estratégica de estos dos colosos empresariales.

Con estos dos pagos, el grupo de distribución procederá a la amortización de la única emisión de bonos que aún retiene, por importe de 620 millones. Esta deuda fue lanzada en 2018 y expiraba en 2024. También amortizará anticipadamente el préstamo ICO, por importe de 390 millones, con el que El Corte Inglés se pertrechó de liquidez en 2020 para pasar el confinamiento. Tiene además abierto un programa de pagarés en el MARF con un saldo vivo de 1.200 millones, con el que ha conseguido financiarse incluso a tipos negativos.

Este recorte de la deuda por importe de 1.010 millones de euros permitirá a la compañía un importante saneamiento de su balance, que registrará el menor nivel de endeudamiento de los últimos 15 años, desde ante de la Gran Recesión. El pasivo de la compañía se situará ligeramente por encima de los 2.500 millones.

En el grupo de distribución esperan una respuesta rápida de las agencias de rating. El objetivo con el que trabaja la compañía en los últimos meses era rebajar el coste de la financiación aún por debajo del 3%. Este nivel es digno de las empresas con grado de inversión, un nivel al que el grupo de distribución lleva años intentando acceder.

Actualmente la nota se encuentra en BB+ (para S&P) y Ba1, para Moody’s. En ambos casos, justo en el peldaño inferior al grado de inversión. Las dos agencias han elevado en las últimos meses sus perspectivas a positivas, un paso previo a las mejoras de rating

Normas
Entra en El País para participar