Movilidad

Renfe logra en abril su primer beneficio por transporte de viajeros desde el inicio de la pandemia

Los precios de la energía, con un alza interanual del 260%, hacen que el grupo se quede en puertas del resultado neto positivo ese mes

Trenes de alta velocidad de Renfe en la estación madrileña de Atocha.
Trenes de alta velocidad de Renfe en la estación madrileña de Atocha.

El efecto de la reactivación de la demanda de viajes se impuso en abril al del incremento de la factura eléctrica, y Renfe Viajeros consiguió cerrar su primer mes en beneficios desde febrero de 2020. El presidente del grupo, Isaías Táboas, ha llevado esta tarde los resultados a la reunión del consejo de administración, con una ganancia de 3,74 millones de euros en el citado abril. La compañía también explica la mejoría, en contraste con las pérdidas de 36 millones en el mismo mes de 2021, por la adaptación de la gestión a la crisis y el esfuerzo para contener los gastos.

La partida que se ha desbocado es la del gasto en energía de tracción, con un alza interanual del 260%. Precisamente ha sido esta losa la que ha impedido la vuelta a beneficios del grupo consolidado.

Renfe Viajeros ha registrado un aumento del 187% en el volumen de viajeros en sus servicios comerciales: AVE, Avlo, Alvia, Euromed e Intercity. La clientela pasó de los poco más de 904.000 pasajeros de abril de 2021 a una nueva cifra que roza los 2,6 millones.

Renfe ha mitigado con contención de costes la caída del 2,47% en el precio medio de sus billetes respecto al precio medio de 2019

En los Servicios Públicos (Cercanías y Media Distancia), la compañía mejora casi en diez millones de viajeros, subiendo de 24,7 millones a 34,5 millones, lo que implica un crecimiento del 39,8%.

Este tirón de la demanda ha supuesto una subida del 131% en la cifra de negocio de Renfe Viajeros por los servicios comerciales, que alcanzó el pasado mes los 174,4 millones. Renfe ha mitigado con contención de costes la caída del 2,47% en el precio medio de sus billetes respecto al precio medio de 2019.

En la partida de gastos, la empresa habla de la mejora sobre los presupuestos previstos en todas las partidas salvo en la de energía. Si hay incrementos es por una mayor producción que en 2021, pero en el caso del referido gasto por la energía de tracción se pasa de los 14 millones de abril de 2021 a casi 51 millones este abril. La compañía ha expresado esta tarde su esperanza de que las medidas adoptadas por el Gobierno logren moderar esta evolución.

Los ingresos totales del área de viajeros en abril escalan a 308 millones, mientras que los gastos fueron de 277 millones, lo que resulta un ebitda positivo de 31,5 millones.

El grupo Renfe, por su parte, facturó 343,8 millones en abril, para un ebitda de 27 millones y una pérdida neta de 1,5 millones de euros. Esta última cifra contrasta con los 45,8 millones en rojo de abril de 2021 y mejora notablemente las pérdidas presupuestadas en 12,3 millones.

Progresiva mejoría

 Renfe concluyó el primer trimestre con un resultado negativo de 95 millones de euros, en comparación con los 152 millones que se dejó en el mismo periodo de 2021. El coste energético, de 161 millones hasta el 31 de marzo, más que se duplicó sobre lo presupuestado por la empresa y se disparaba desde los 59 millones de un año antes. Pese a todo, en el primer trimestre el ebitda fue de medio millón de euros.

Para recuperar el beneficio a lo largo de este ejercicio, o acercarse a ello, eran vitales buenos desempeños de Renfe Viajeros en abril y mayo. También lo será el segmento vacacional en verano.

Normas
Entra en El País para participar