Crónica de Bolsa

El Ibex firma su mejor semana en dos meses y pone en la diana los 9.000 puntos

El selectivo español sube un 5,29% en las últimas cinco jornadas y revalida los máximos del año

Ibex pulsa en la foto

La incertidumbre sobre el futuro de la economía y la política monetaria sigue siendo muy elevada, pero los inversores empiezan a ver algo de esperanza. La simple idea de que la Reserva Federal no se plantee un alza de tipos superior a los 50 puntos básicos es las próximas reuniones ha servido de alivio a los inversores. Las compras han regresado a las Bolsas y el Ibex 35 no ha permanecido ajeno a esta tendencia. Con una subida del 0,5% el viernes el selectivo logró un pleno de subidas en la semana. En las últimas cinco jornadas la Bolsa se revaloriza un 5,29%, el mejor saldo en dos meses. Después de recuperar los 8.900 puntos el Ibex 35 revalida los máximos anuales y apunta a los 9.000 puntos, barrera infranqueable desde el mes de noviembre.

El buen comportamiento del selectivo se debió en gran medida al tirón de los bancos, las acereras e Inditex, los valores con mejor desempeño en la semana. Dentro del sector financiero Banco Sabadell (12,99%), Santander (10,79%), CaixaBank (7,82%) y Bankinter (7,73%) lideraron las subidas. Acerinox sumó un 12,68%; AcerlorMittal, 11% e Inditex, 9,16%. Solo tres valores escaparon a los ascensos. Almirall bajó un 1%; Red Eléctrica, un 0,54% y Grifols, un 0,15%.

Aunque la Bolsa española fue la más alcista del Viejo Continente, las ganancias fueron la corriente imperante. El Dax alemán avanzó un 3,44%; el Cac francés, un 3,67%; el Ftse británico, 2,65%; el Euro Stoxx, un 4,15% y el Mib italiano un 2,25%. A pesar de este buen desempeño en el año la mayorías de los índices europeos siguen en negativo. La excepción a esta tendencia la representan el Ftse (2,72%) y el Ibex (2,52%).

Wall Street, que la semana pasada se vio lastrada por las decepcionantes cifras de los gigantes del comercio minorista, aprovechó la calma que supone un endurecimiento monetario progresivo para dejar atrás las caídas. Al cierre de los mercados europeos, el S&P 500 y el Nasdaq sumaban un 6% y un 5,85%, subidas importantes que le permitieron poner fin a siete semanas consecutivas a la baja. Por su parte, el Dow Jones repuntaba un 5,5% y corta con ocho semanas en negativo.

Petroleo Brent 103,840 1,041%
IBEX 35 7.993,40 0,43%

Juan José Fernández Figares, director de análisis de Link Securities considera que la reacción al alza que están experimentando las Bolsas occidentales en las últimas sesiones tiene una explicación más de fondo y de tipo técnico. “Tras los descensos acumulados por los índices y por muchos valores desde los recientes máximos, alcanzados a finales de marzo, todos ellos presentan un elevado nivel de sobreventa. Además, el pesimismo generalizado entre los distintos agentes del mercado suele ser un buen indicador contrario del comportamiento de las Bolsas, siendo frecuente que estos mercados reaccionen con fuerza al alza en esas circunstancias”, señala. La gran duda ahora es si el actual repunte puede a llegar a consolidarse o no es más que el típico rally alcista propio de los mercados bajistas

Yves Bonzon, director de inversiones de Julius Baer, señala que el S&P 500 sigue descontando un escenario de corrección de mercado alcista. Además de la Bolsa estadounidense el experto señala que la renta fija descuenta un escenario similar. “Los diferenciales de crédito se han ampliado, pero no hasta alcanzar un punto coherente con unos niveles de recesión”, señala. Bozon considera que a pesar del aumento de las rentabilidades de la deuda consecuencia del proceso de normalización monetaria los spreads de los bonos corporativos con grado de inversión, de los de alto rendimiento global y de los bonos corporativos de mercados emergentes se sitúan en niveles no vistos desde finales de 2018, lo que apunta a una desaceleración económica y no a una recesión como se ha venido especulando.

En la misma línea se mueve Ben Laidler, estratega de mercados globales de eToro, que considera que los temores de recesión son prematuros y que como se ha podido comprobar esta semana los mercados son sensibles a las noticias “menos malas”.

Los ascensos experimentados por las Bolsas en las últimas semanas se han visto acompasado por los volúmenes. Según datos recopilados por Bank of America los fondos de renta variable mundial registraron la entrada de 20.000 millones de dólares (18.674 millones de euros), la mayor entrada de dinero en 10 semanas, con las acciones estadounidenses como el gran reclamo. Los elevados niveles de sobreventa que venía registrando el mercado estadounidense ha sido un reclamo para los inversores una vez que los temores de recesión empiezan a diluirse.

A pesar de la euforia compradora que ha vivido el mercado en las últimas sesiones los estrategas siguen divididos sobre si la venta masiva ha tocado fondo. Morgan Stanley y Bank of America no dan por finalizada la corrección alertan de que podría haber más pérdidas en el futuro. Por su parte, BlackRock recortó esta misma semana la recomendación de las Bolsas desarrolladas a neutral.

El proceso de normalización continúa su curso. Si hasta el momento la Reserva Federal ha acaparado las miradas, el BCE empieza a cobrar protagonismo. Unas semanas después de que Christine Lagarde reconociera por primera vez la posibilidad de poner fin a las tasas cero en julio, esta semana ha ido un paso más allá y apunta a dos subidas de tipos en la zona euro en el plazo de dos meses. Estas declaraciones se producen en un momento en el que varios miembros de la institución han abogado por seguir los pasos de su homólogo estadounidense y elevar las tasas en 50 puntos básicos,

Aunque la manera en que el BCE acabe con las tasas cero continúa siendo una incógnita, el mercado está descontando una subida en julio y septiembre. No obstante, en las últimas jornadas los inversores han aprovechado los descuentos que ofrecían los bonos para incrementar su exposición. Esto ha permitido contener el alza de las rentabilidades. La deuda española a 10 años se sitúan al filo del 2% mientras el bono alemán al mismo plazo cae por debajo del 1%. Por su parte, el bono estadounidense con vencimiento en 2032 cae al 2,74%, su nivel más bajo en un mes.

El endurecimiento del tono por parte del BCE ha servido al euro para recuperar parte del múlculo perdido. La divisa europea, que hace dos semanas llegó a caer por debajo de los 1,04 dólares, se sitúa ya en los 1,07 billetes verdes.

El G7 urge a la OPEP a actuar “de manera responsable”

Llamamiento. Los ministros de Energía de los países del G7 instaron a los países productores de crudo agrupados bajo la OPEP a actuar “de manera responsable” en respuesta a los problemas del mercado petrolero y la estabilidad del suministro energético.

150 dólares. La posibilidad de que Rusia acabe reduciendo sus exportaciones de petróleo podría elevar el precio del Brent hasta los 150 dólares, de acuerdo a un informe de Bank of America. “Con nuestro objetivo de Brent de 120 dólares por barril ahora a la vista, creemos que una fuerte contracción en las exportaciones de petróleo de Rusia podría... empujar al Brent mucho más allá de los 150 dólares”.

Embargo. Los países miembros de la UE analizan este fin de semana un posible embargo a las entregas marítimas, lo que permitiría continuar operando a través de los oleoducto y abriría la puerta al visto bueno de Hungría.

Normas
Entra en El País para participar