JP Morgan potencia una nueva era en ETFs: activos, verdes y más rentables

Los fondos cotizados de índices “mejorados” rinden un 1% más cada año

Cuartel general de JP Morgan, en Nueva York (Estados Unidos).
Cuartel general de JP Morgan, en Nueva York (Estados Unidos).

Los fondos cotizados (ETF, por sus siglas en inglés) siguen su escalada imparable. Pero la gestora de activos de JP Morgan quiere impulsar una nueva faceta de este tipo de vehículo de inversión. Su objetivo es promocionar los ETF que tienen un estilo de gestión activo, con perfil verde, y que ofrecen mejores rentabilidades que los fondos cotizados convencionales.

Los ETF, que cuentan ya con más de 30 años de historia, son un híbrido entre un fondo de inversión y una acción. De los primeros comparten la característica de poder invertir, a través de un vehículo, en una cartera amplia de acciones o bonos. La gran diferencia es que los ETF cotizan en mercados abiertos, como los títulos bursátiles, por lo que ofrecen una valoración en tiempo real y se pueden comprar y vender con mayor rapidez.

Hasta hace cinco años, los ETF se dedicaban fundamentalmente a replicar la evolución de índices bursátiles o de bonos. Pero poco a poco van introduciéndose fondos cotizados que tienen una auténtica política de gestión activa, escogiendo en qué tipo de compañía quieren invertir.

La gama Research Enhanced Index ETF, de JP Morgan busca aprovechar estos fondos cotizados activos para ofrecer seguimientos a índices, pero mejorando el retorno, gracias a una sobreponderación de algunos valores concretos. Piera Elisa Grassi, gestora principal de carteras de estrategias globales de estos productos, explica que utilizan el análisis fundamental del banco “para dar mayor peso a algunas acciones que nos parecen mejores que sus rivales”.

Los gestores de estos ETF no hacen apuestas específicas por geografías, o sectores. “Se ciñen a los índices, pero sí que suben o bajan la inversión de unos y otros valores en cada industria”. Esta estrategia ha conseguido dar sus frutos. Así, estos ETF mejorados han logrado aportar un 1% de rentabilidad extra frente los ETF convencionales, tanto en Bolsa global como estadounidense. En Bolsa europea el retorno extra es del 1,5%.

Además, estos vehículos permiten adoptar un enfoque de inversión sostenible más definido que con los ETF convencionales.

Normas
Entra en El País para participar