Retribución

Las empresas se convierten en las principales compradoras de la Bolsa

Sus programas de recompra de acciones dan sostén al mercado

Sus adquisiciones en el S&P 500 alcanzarán el billón de dólares este año

Recompra acciones Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La música sigue sonando en los mercados financieros. A pesar de que el riesgo de una recesión amenaza con suspender el baile, los inversores se resisten a renunciar a la Bolsa y las empresas aún más. Las corporaciones se están convirtiendo de hecho en las grandes compradoras de renta variable en el incierto momento actual gracias a sus numerosos programas de recompra de acciones, una fórmula cada vez más generalizada de retribución al accionista y con la que están ofreciendo cierto soporte a las cotizaciones.

Los anuncios de planes de recompra de acciones son motivo habitual de repunte bursátil. Sucedió el martes con CaixaBank, que subió el 5,17% con la presentación del plan estratégico y el anuncio del reparto de 9.000 millones de euros hasta 2024 entre dividendos y recompras. La adquisición de títulos propios por parte de las compañías ha tomado fuerza en Europa tras la pandemia. En España, Santander y CaixaBank lo han incorporado por primera vez como vía alternativa de retribución: estas adquisiciones crean una demanda compradora sobre la acción que facilita un soporte, aunque no sean comparables a la recompensa del dividendo en efectivo.

Las empresas españolas y europeas están trasplantando una práctica común en el mercado estadounidense y que se va a intensificar aún más este año. Goldman Sachs prevé un volumen de recompra de acciones de las compañías del S&P 500 este año por un billón de dólares, con un crecimiento anual del 12%. “Serán la principal fuente de demanda de títulos de renta variable estadounidense. Un sólido crecimiento de resultados y amplios flujos de caja entre las compañías del S&P 500 sostendrán la continuidad de las recompras de acciones”, añade el banco estadounidense. Las autorizaciones para esos planes de recompra, paso previo para su ejecución en mercado, alcanzaron un total de 1,2 billones de dólares en 2021 y en lo que va de año ya han superado los 400.000 millones de dólares, un 22% por encima del récord ya alcanzado a estas alturas del año pasado.

Según añade Axel Botte, estratega global de Ostrum AM (una gestora de Natixis IM), las cotizadas ya han realizado recompras de acciones en EE UU por 200.000 millones de dólares en los cuatro meses anteriores a abril. “Las empresas siguen siendo las principales compradoras de títulos, ya que las fusiones y adquisiciones y las recompras de acciones se mantienen al alza”, explica.

En Goldman Sachs prevén un cambio sectorial este año en los programas de recompra, con un ligero retroceso en las del sector financiero con el fin de apuntalar niveles de capital. La banca ya protagonizó el año pasado el 23% del total de recompra de acciones del S&P 500. En cambio, y tras el duro castigo bursátil sufrido, las grandes tecnológicas han reiterado su compromiso con la recompra de títulos en sus presentaciones de resultados. En concreto, Apple, con un programa de 90.000 millones de dólares, y Alphabet (Google), con otros 70.000 millones de dólares. El banco estadounidense también prevé la contribución de los pequeños inversores particulares a la demanda de Bolsa de EE UU.

Los hogares estadounidenses, que a cierre de 2021 poseían el 39% de Wall Street, han elevado su ahorro en cuatro billones de dólares durante la pandemia, hasta los 15 billones. Y si bien ahora buena parte de esa liquidez va a ser empleada en encajar el aumento del coste de la vida, más de la mitad de ese ahorro está en manos del 10% de la población más adinerada, con muchas más posibilidades de invertir en la Bolsa. Todo dependerá, eso sí, de que no se confirme el riesgo de recesión, al que Goldman Sachs da una probabilidad del 35% en los próximos 24 meses. En tal caso, el retroceso en las recompras de acciones está asegurado.

En Bolsa europea, desde Barclays apuntan que las grandes ventas en Bolsa han sido obra de los hegde funds, mientras los fondos y los particulares continúan invertidos. En Bank of America, su estratega Paulina Strzelinska advierte que los fondos de renta variable europea suman 12 semanas consecutivas de salidas, la serie de reembolsos más larga desde octubre de 2019. En el acumulado de 2022, los reembolsos de 37.200 millones de dólares suponen la segunda peor cifra a estas alturas del año desde 2005.

¿Dónde van las compras en Europa?

Entradas de dinero. Los fondos de inversión de renta variable europea están registrando importantes salidas de dinero en lo que va de año, una retirada que atraviesa todo tipo de activos y que afecta en mayor medida a la gestión activa que a la pasiva. Pero hay activos que sí están recibiendo entradas. Las grandes excepciones son los valores de gran capitalización, con entradas en lo que va de año por 3.200 millones de dólares; la Bolsa suiza, con 1.800 millones de dólares; y los valores de crecimiento de perfil bajo –que crecen en beneficios y ventas– y entradas por 1.300 millones de dólares, según datos de Bank of America.

Más caídas. El índice Stoxx 600 ya ha descendido más del 10% en lo que va de año y podría retroceder un 6% adicional hasta al cuarto trimestre de 2022, según las previsiones que maneja Andreas Bruckner, estratega de renta variable europea de Bank of America.

Normas
Entra en El País para participar