Crónica de Bolsa

El Ibex suma tres sesiones al alza y recupera los 8.400 puntos con el impulso de los cíclicos

El selectivo españo se anota un 1,46%

Las amenazas para el crecimiento no han desaparecido, pero poco a poco empiezan a diluirse. Los inversores aprovechan el respiro que otorgan los datos macroeconómicos y las caídas registradas en las últimas semanas para incrementar su exposición a los activos de riesgo. Fruto de esta corriente el Ibex 35 sumó un 1,46% y se aproxima a los 8.500 puntos. La Bolsa española encadena tres sesiones consecutivas al alza en las que se revaloriza un 4,1%, alejándose de los 8.139,2 puntos que registró la semana anterior. Esta recuperación es insuficiente para borrar las pérdidas en 2022. En lo que va de año el Ibex retrocede un 2,73%, a cierta distancia del 10,7% del Dax alemán.

El buen desempeño de la Bolsa española se debió en gran medida a las subidas de la banca. CaixaBank repuntó un 5,17% después de que la entidad avanzara un programa de retribución al accionista por importe de 9.000 millones. Sabadell sumó un 4,25%; Bankinter, un 3,58%; BBVA, un 1% y Santander, un 2,9%. Junto a la mayor tolerancia al riesgo, los ascensos de la banca se vieron favorecidas por el repunte de las rentabilidades de la deuda por las expectativas de endurecimiento monetario. Una semana después de que Christine Lagarde abriera la puerta a una subida de las tasas en julio, hoy Klaas Knot, presidente del Banco de Holanda, afirmó que con los actuales niveles de inflación es viable un alza de 50 puntos básicos. Es la primera vez que un miembro del BCE alude a una subida de tal intensidad, lo que impulsó la deuda y al euro.

Junto a los bancos también sobresalieron los ascensos de firmas cíclicas como Acerinox (3,24%), IAG (2,92%) y Repsol (3,15%). En un contexto marcado por el repunte de los precios del crudo, los expertos de Bank of America consideran que la petrolera está muy bien posicionada. Los expertos de la entidad aconsejan comprar acciones de la compañía y mejoran su precio objetivo hasta los 19,10 euros. Después de subir un 43,4% en el año, los analistas del banco estadounidense consideran que Repsol sigue teniendo margen para avanzar un 31%.

El Ibex suma tres sesiones al alza y recupera los 8.400 puntos con el impulso de los cíclicos

En una jornada en la se impusieron las compras solo cinco valores se tiñeron de rojo. Naturgy bajó un 0,83%; Pharma Mar, un 0,71%; Ferrovial, un 0,5% mientras Enagás y Endesa retrocedieron un 0,19% y un 0,25%, respectivamente. Es decir, compañías defensivas que se ven penalizadas por el aumento de los costes de financiación.

El comportamiento del Ibex 35 se situó en línea con el resto de índices europeos. En una jornada en la que se conoció que el PIB de la zona euro repuntó un 5,1%, una décima más de lo previsto, los inversores optaron por ver el vaso medio lleno. La mayor resistencia mostrada por la economía europea unido a las buenas noticias que llegan desde China, donde Shanghái registró su tercera jornada consecutiva de cero contagios, permitió al Dax alemán avanzar un 1,59%. El Cac francés sumó un 1,3% y el Mib italiano, un 1,12%.

Los ascensos tuvieron su réplica en EE UU. Allí, el Nasdaq cerró con un avance del 2,76% y el Dow Jones subió un 1,34%. Los ascensos de Wall Street coincidieron con la publicación de las ventas minoristas. A pesar las presiones inflacionistas, el comercio al por menor sigue registrando un aumento sostenido y abril repuntaron un 0,9%, frente al 1,4% de marzo.

Las expectativas de subida de tipos impulsaron la rentabilidad del bono español al 2,11% y el alemán supera el 1%. La prima de riesgo se amplía a los 107 puntos básicos. La normalización monetaria y la mayor resistencia mostrada por la zona euro sirven de revulsivo al euro que suma un 1% y recupera los 1,05 billetes verdes.

Con los mercados europeos cerrados, el presidente de la Reserva Federal insistió en la idea de una subida progresiva de las tasas. Como ha venido señalando en sus últimas intervenciones, Jerome Powell indicó que nadie debería dudar de la determinación del banco central estadounidense. La Fed está preparada para seguir presionando hasta que la inflación baje a unos niveles moderados. La idea de una subida de 50 puntos básicos en la cita de junio y julio sigue estando sobre la mesa. "Si eso implica superar los niveles de neutralidad ampliamente entendidos, no dudaremos en hacerlo", apuntó. Los inversores no ha tardado en reaccionar y donde mejor se ha reflejado es en el mercado de deuda, el más sensible a la política monetaria. El rendimiento de la deuda a dos años repunta al 2,7% mientras el bono a cinco y 10 años cotizan en la horquilla del 2,95%-2,97%.

Normas
Entra en El País para participar