Los planes de pensiones pierden fuelle: salen 267 millones de euros hasta abril

La reducción del límite de aportación explica esta tendencia

Una persona pasa por delante de una sucursal de BBVA en la que se anuncian planes de pensiones.
Una persona pasa por delante de una sucursal de BBVA en la que se anuncian planes de pensiones.

Los planes de pensiones individuales no levantan cabeza. Entre enero y abril, este tipo de productos registró salidas netas por valor de 267 millones de euros, que se suman a los 117 millones de retiradas que se produjeron en 2021. El tope de 1.500 euros impuesto a las aportaciones está detrás del declive de este tipo de instrumentos de previsión social

De acuerdo con los datos de Inverco, la asociación de las gestoras de fondos, al cierre de abril había acumulados 84.700 millones de euros en este tipo de productos. En lo que va de año, no solo sale más dinero del que entra en planes individuales (por las retiradas de propietarios que se jubilan y rescatan el dinero), sino que el importe está menguando por la depreciación de los activos en los que invierten en este tipo de productos.

El frenazo en las aportaciones a planes de pensiones se explica fundamentalmente por la decisión del Gobierno de cambiar por completo el modelo de ahorro para la jubilación, incentivando los planes colectivos frente a los individuales.

Las aportaciones a planes de pensiones tienen la ventaja fiscal de que pueden descontarse de la base imponible del Impuesto de la Renta. Se trata de un diferimiento impositivo: cuando se mete dinero al plan se pagan menos impuestos, pero cuando se rescata el dinero computa como una renta del trabajo, que se suma a la pensión de jubilación.

4.330 millones de euros menos de patrimonio

El dinero acumulado en planes de pensiones está registrando una de las mayores correcciones que se recuerdan. Además de que está saliendo más dinero del que entra (hay más retiradas que aportaciones), los activos atesorados bajo estos vehículos de inversión están registrando una fuerte devaluación, por las correcciones en los mercados de renta variable y renta fija.

Entre enero y marzo, los activos totales en planes de pensiones (individuales y colectivos) cayeron en 4.330 millones de euros, hasta los 123.700 millones de euros. Con las fuertes caídas de bonos y Bolsa del mes de abril y lo que va de mayo, las contracción del patrimonio ahorrado a través de este tipo de instrumentos habrá menguado en cerca de 6.000 millones.

Hasta hace dos años, el límite de aportación/deducción era de 8.000 euros anuales (llegó a estar en 10.000 euros). Sin embargo, el Ejecutivo considera que el sistema estaba mal organizado, porque primaba los planes individuales, con comisiones muy altas, lo que restaba rentabilidad a los partícipes.

En cambio, los planes de pensiones colectivos, aquellos que crean las empresas y las administraciones en beneficio de sus trabajadores, estaban infrarrepresentados. A pesar de tener comisiones más bajas y mejores datos de rentabilidad. Este tipo de planes también llevan años estancados, porque las Administraciones públicas llevan años sin hacer aportaciones para los funcionarios. Al cierre del primer trimestre acumulaban 36.000 millones de euros, un nivel similar al de hace ocho años.

Reforma en marcha

La primera medida fijada para revertir esta situación es reducir a 1.500 euros la aportación máxima en planes individuales, al tiempo que el límite para aportaciones a planes colectivos queda fijado en 8.500 euros.

Además, el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones está impulsando una nueva ley para crear la figura de los planes de pensiones de empleo de promoción pública. Se trata de un tipo de plan colectivo que será accesible para todo tipo de colectivos. No solo grandes empresas o administraciones (como ocurre hasta ahora), sino también para trabajadores autónomos y empleados de pequeñas y medianas compañías. Las comisiones serán muy bajas.

Normas
Entra en El País para participar