Turquía no se quita la adicción al crédito

Las hipotecas baratas que plantea Erdogan empeorarán el caos monetario

Recep Tayyip Erdogan, presidente turco, este martes.
Recep Tayyip Erdogan, presidente turco, este martes. AFP

La última táctica antiinflación de Tayyip Erdogan será más perjudicial que beneficiosa. El líder turco anunció el lunes planes para frenar el alza de la vivienda, cuyo precio se ha duplicado en el último año, según un índice. Las constructoras obtendrán tres años de crédito barato para proyectos de casas siempre que mantengan los precios un año. Eso podría ayudar. Pero Erdogan también prometió préstamos baratos a algunos compradores. En términos anuales, el tipo del 11% que plantea está muy por debajo del preocupantemente bajo tipo de referencia del 14% del banco central.

 

Estas dádivas son extrañas dado el papel que desempeña el crédito barato en el actual caos monetario. La inflación alcanzó el 70% en abril, tras una serie de recortes de tipos instigados por Erdogan. El endurecimiento de la Fed ha aumentado la presión sobre la lira, que cotiza a 15 por dólar, acercándose al máximo de 18 de diciembre. Esa debilidad avivará la inflación. Las hipotecas baratas no hacen más que empeorar las cosas.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías