Crónica de Bolsa

Al Ibex le fallan las fuerzas y concluye sin cambios pese a la remontada de la banca

La apertura bajista de Wall Street frena la recuperación en las Bolsa europeas

Una jornada más la apertura bajista de Wall Street pasó factura al rebote de las Bolsas europeas. El Ibex 35, que en niveles intradía llegó a subir un 1,47%, concluyó sin cambios en los 8.139,20 puntos. La remontada de la banca no fue suficiente para apuntalar las subidas y sacar al selectivo de la indecisión.

Sabadell se anotó un 3,08%; Bankinter, un 1,74%; BBVA, un 1,33%; Santander, un 1,29% y CaixaBank, un 0,61%. Solo por encima de los bancos se situó Grifols, que avanzó un 6,31%. Los sectores más damnificados esta vez fuero el turístico y las utilities.Junto a los descensos de Meliá (-9,97%), sobresalieron los recortes de IAG (-3,73%) y Amadeus (-2%). Entre las eléctricas Endesa (-1,27%) e Iberdrola (-0,52%) fueron las más penalizadas.

El comportamiento del Ibex 35 se mantuvo en línea con el de sus homólogos europeos. Las ventas en la Bolsa estadounidense frenaron la remontada, pero a diferencia del español el resto de índices estadounidenses sí que lograron sacudirse las pérdidas con más suerte. En una jornada en la que se conoció que la confianza de los inversores alemanes había repuntado ligeramente en mayo frente las caídas de los meses anteriores, el Dax alemán sumó un 1,15%. Por su parte, el Cac francés sumó un 0,51%; el FTSE británico, un 0,37% y el Mib italiano, un 1%. Al cierre de los mercados europeos el Dow Jones retrocedía un 0,77% mientras el Nasdaq (0,25%) peleaba por dejar atrás los mínimos de noviembre de 2020.

En un entorno en el que las tensiones geopolíticas comparten el protagonismo con las señales de ralentización y las expectativas de subida de tipos, Juan José Fernández Figares, director de análisis de Link Securities, considera que en el corto plazo no existen catalizadores para apuntar la recuperación de la renta variable. El experto no descarta repuntes puntuales, propiciados por el elevado nivel de sobreventa que muestran los índices y muchos valores.

La inestabilidad que domina en las Bolsas se replica también en el mercado de deuda. Aunque en las últimas jornadas los inversores han aprovechado la incertidumbre para tomar posiciones en la deuda, es de esperar que el repunte de los rendimientos se prolongue. Con la Reserva Federal acelerando la normalización de la política monetaria, ayer fue el Bundesbank el último el que abogó por una subida de los tipos en la eurozona.

No obstante, como muchos vienen alertando antes que las tasas nominales será la facilidad de depósito la que centrará la atención. Las expectativas apuntan a que será en verano cuando este indicador regrese a tasas positivas, frente al -0,5% actual. Mientras tanto la rentabilidad de la deuda española a 10 años continúa anclada por encima del 2% con la alemana al filo del 1%.

Normas
Entra en El País para participar