Industria farmacéutica

EE UU vuelve a lastrar a Almirall, que se hunde un 11,4% en Bolsa

El laboratorio reduce un 31,5% su resultado neto y un 26% el ebitda. Europa es la cara positiva, con ventas de 186 millones, un 5,6% más

Jorge Gallardo, nombrado presidente de honor de Almirall.
Jorge Gallardo, nombrado presidente de honor de Almirall.

EE UU vuelve a lastrar a Almirall, debido a un mercado en el que el laboratorio se ha encontrado con barreras recurrentes en los últimos años. En esta ocasión, la farmacéutica cotizada en el Ibex 35 reportó este lunes que el negocio de aquel país se redujo un 32,9% en el primer trimestre, quedándose en 15,7 millones.

El laboratorio, presidido por Carlos Gallardo (tercera generación familiar) desde el pasado viernes, redujo un 31,5% su resultado neto en el primer trimestre, hasta los 20,4 millones. Tras el anuncio, la compañía se dejó un 11,4% en su sesión bursátil, hasta un precio de 10,26 euros por acción, siendo el peor desempeño en la jornada en el Ibex. El sector farma también recibió este lunes un castigo, ya que los títulos de Grifols cayeron un 6,85%, los de PharmaMar otro 5,35% y Rovi un 5,42%.

EE UU debería ser uno de los motores de crecimiento para el laboratorio catalán, pero en este trimestre no lo ha sido. La venta de sus fármacos destinados al mercado de dermatología médica sufrieron duros recortes en las ventas, un tema sobre el que el laboratorio no detalló motivos en su comunicado remitido a la CNMV. Únicamente el recién lanzado Klisyri (frente a la queratosis actínica) mantiene un comportamiento positivo en EE UU, pero aportando únicamente 1,1 millones en ingresos.

ALMIRALL 9,16 1,83%

Las ventas conjuntas de Almirall hasta marzo mejoraron un 2,9%, hasta los 229 millones. Respecto a los ingresos del negocio core (excluye pagos diferidos de la venta de su negocio respiratorio a AstraZeneca), ascendieron a 219,7 millones, un 1,6% más de forma interanual. El ebitda core también se redujo un 26%, hasta los 50,3 millones, según la compañía porque en 2021 hubo partidas extraordinarias.

La compañía aseguró que mantiene sus previsiones para 2022, con un crecimiento de un dígito medio de las ventas netas core y un total de ebitda de entre 190 y 210 millones.

En julio del pasado año, el laboratorio farmacéutico reconoció en sus cuentas semestrales un deterioro de 103 millones principalmente al recoger un menor valor contable del activo intangible de su fármaco Seysara (que se redujo en 69 millones) por el mal comportamiento del negocio al otro lado del Atlántico. En 2017 tuvo también que recortar previsiones y entró en pérdidas por el mal desempeño en EE UU.

En el otro lado de la balanza se situó el negocio europeo, que mejoró un 5,7%, hasta los 186,4 millones. Y, sobre todo, en el área de dermatología (el que debe ser el futuro de la compañía) en el continente, ya que creció un 31,1%, hasta los 65,5 millones. En el lado positivo, también destaca su nuevo medicamento Ilumetri (psoriasis) con un fuerte crecimiento (60% más internaual) y que ya es su producto más vendido (27 millones).

Gianfranco Nazzi, CEO de la compañía, asegura que Almirall está firmemente centrada en materializar el valor de su cartera de I+D, lo que ayudará a impulsar su perspectiva de crecimiento. Y afirma que siguen buscando adquisiciones.

Jorge Gallardo, presidente de honor

Carlos Gallardo tomó el relevo el pasado viernes en la presidencia no ejecutiva de Almirall de la mano de su padre Jorge Gallardo, quien ha sido nombrado presidente de honor del laboratorio, según comunicó este lunes la farmacéutica. Esta familia controla casi el 60% del capital.

El laboratorio también avanzó que ha aceptado la dimisión en el consejo de administración presentada por los independientes Gerhard Mayr (consejero desde 2012 y exdirectivo de multinacionales como Lilly) y de la griega Georgia Garinois-Melenikiotou (ejecutiva de Estée Lauder y miembro del consejo desde 2015). El laboratorio no anunció los motivos del cese ni si serán sustituidos.

Normas
Entra en El País para participar