Crónica de Bolsa

El Ibex cae un 3% en su peor semana desde el inicio de la guerra en Ucrania

Las Bolsas europeas registran caídas moderadas tras los fuertes descensos ayer en Wall Street

Ibex pulsa en la foto

La Reserva Federal de EE UU ha activado el botón de turbulencias en los mercados. Pese a que cumplió con el guion ya previsto y subió los tipos de interés en 50 puntos básicos, los comentarios de su presidente Jerome Powell abriendo la puerta a que los incrementos puedan acabar provocando un frenazo en la primera economía del mundo han dado la voz de alarma en un mercado.

La volatilidad se ha instalado en unas Bolsas que no se están viendo impulsadas por la temporada de resultados trimestrales. “Los resultados de ambas regiones continúan superando fuertemente las estimaciones, aunque más en Europa que en Estados Unidos”, reconocen los expertos de Barclays, quienes añaden que “en medio de la incertidumbre macroeconómica y el ajuste de la liquidez, seguimos viendo resultados sólidos que ofrecen cierto colchón a la renta variable”.

Una visión menos positiva mantiene los expertos de Bank of America de cara a los próximos trimestres, y apuntan a que el beneficio por acción en Europa se reducirá un 9% en los próximos 12 meses por la desaceleración del crecimiento y mayores presiones en los márgenes.

IBEX 35 8.484,50 0,93%
EUR x USD 1,0560 -0,246%
Petroleo Brent 112,910 0,777%

Las caídas se han impuesto en la renta variable en el balance semanal. Unos recortes que en el caso del Ibex alcanzan el 3% y que le alejan del objetivo de los 8.600 puntos al protagonizar la peor semana desde el estallido de la guerra en Ucrania.

En el resto de Europa el balance no es mejor. El temor a un frenazo de las economías ha dañado el comportamiento del sector del lujo, con fuerte exposición a la Bolsa francesa. Así, el Cac 40 ha restado un 4,22% lastrado por las caídas de Hermes (-12,18%), Kering (-9,23%) o LVMH (-9,3%). El Dax alemán ha cedido un 3% en la semana y el Euro Stoxx, un 4,57%. Los recortes en la Bolsa alemana se vieron acrecentados por unos débiles datos macroeconómicos. En marzo, el primer mes completo desde el estallido de la guerra, la producción industrial alemana cayó un 3,9%, mucho más que el 1,3% que esperaban los analistas. Además del conflicto, el descalabro de la actividad industrial se vio acrecentado por los problemas en las cadenas de suministro a raíz de los confinamientos en China y que han tenido como epicentro a Shanghái, un enclave estratégico en el comercio mundial.

Wall Street no escapó a los descensos. De hecho, fueron las caídas registradas en las dos últimas sesiones las que propiciaron el mal comportamiento de los índices europeos. Aunque Powell otorgó un respiro a los mercados al descartar una subida de los tipos agresiva, los inversores no terminan de creerse su estrategia. El consenso considera que si lo que se busca es poner freno a la inflación la economía inevitablemente se verá abocada a una recesión, una idea que ya empieza a barajar el Banco de Inglaterra. Después de acometer la cuarta subida de las tasas en seis meses, la institución que preside Andrew Bailey espera que la economía se contraiga un 0,25% en 2032.

Después de las fuertes caídas registradas el jueves, los descensos se prolongaron un día más. Con este pobre desempeño al cierre de los mercados europeos el Dow Jones acumulaba unas pérdidas semanales del 0,6% mientras el Nasdaq baja un 1% y toca niveles no vistos desde noviembre de 2020, un periodo marcado por la fortaleza del sector del tecnológico. Aunque las caídas del Nasdaq en lo que va de año son abultadas (-22%), lo acontecido nada tiene que ver con la crisis de las puntocom. En esta ocasión las fuertes subidas que venía registrando desde el estallido de la pandemia, el alza de los costes de financiación y el cambio en el consumo ante el levantamiento de las restricciones, explican esta debilidad. Esta flaqueda se está dejando sentir en las cuentas y una buena muestra de ello es la pérdida de suscriptores de Netflix o las pérdidas de Amazon.

Aunque el panorama se ha vuelto bastante sombrío el departamento de análisis de Credit Suisse considera que siguen existiendo razones para la esperanza. “Los riesgos de recesión siguen siendo bastante bajos y las perspectivas fundamentales de los mercados no son tan malos como sugiere el sentimiento de mercado”, señalan. Los expertos de la entidad suiza consideran que las caídas deben interpretarse como una clara oportunidad de entrada y animan a los inversores a no dejarse llevar por el pánico. En un escenario de fuerte incertidumbre en el que las tensiones geopolíticas y las tensiones inflacionistas son las grandes amenazas, la diversificación sobre un protagonismo especial. Con la vista puesta en el largo plazo los expertos creen que las inversiones temáticas en megatendencias son una opción atractiva.

De regreso a la renta variable y con especial protagonismo al mercado español, solo cinco valores escaparon a las pérdidas en la semana. Con una subida del 16,41% Grifols lidera las ganancias del Ibex. A gran distancia se sitúa Repsol que al calor de las subidas del crudo se anota un 3,85%. Telefónica (1,81%), Enagás (0,78%) e Inditex (0,75%) completan la lista.

En el lado de los recortes, IAG (-9,87%) fue el valor más castigado. El grueso de los recortes los registró el viernes (-8,57%), una jornada en la que la aerolínea comunicó unas pérdidas de 787 millones. Aunque el turismo está experimentado una notable recuperación, la compañía continúa registrando números rojos. Muy cerca de se situó Fluidra (-9,49%) y las entidades. BBVA cedió un 9,29%; Sabadell, un 8,55%; Bankinter, un 8,24% y Santander, un 5,89%.

Las tensiones geopolíticas y las reticencias de la OPEP a aumentar la ofertan encarecen los precios del crudo. A la espera de conocer si la UE acuerda el embargo de las importaciones de petróleo ruso, el Brent encadenó su segunda semana consecutiva al alza con una subida cercana al 4%. El crudo de referencia en Europa se sitúa ya en los 112 dólares, a cierta distancia aún de los 127,98 que marcó en las primeras jornadas desde el estallido del conflicto. El gas, otro de los productos en la diana del mercado, corrigió el viernes un 10,61%, descensos que maquilla, pero no anula las subidas del 1% que registra en la semanas. Con las negociaciones de paz en punto muerto, el mercado mira al 9 de mayo, una fecha clave en el conflicto. Ese día los expertos no descartan que Rusia declare la guerra, lo que aleja las perspectivas de un alto al fuego y el consiguiente levantamiento de las sanciones.

Normas
Entra en El País para participar