Valoración

La Bolsa británica cotiza con el mayor descuento en 22 años

Se anota un 3,3% en 2022 y su PER estimado alcanza las 11 veces

FTSE 100 pulsa en la foto

Superados los momentos de mayor inestabilidad, los inversores van poco a poco incrementando su apetito por el riesgo. Aunque las Bolsas se afanan por dejar atrás los mínimos del año, el resultado no es el mismo para todas. Uno de los índices que mejor desempeño está registrando es el Ftse británico. Desde los mínimos registrados con el estallido de la guerra la Bolsa británica se revaloriza un 9,6%. Con esta recuperación el Ftse 100 toma distancia de sus pares europeos y logra anotarse un 3,3% en el año.

Aunque el índice se aproxima con paso firme a los máximos históricos registrados hace cuatro años, el consenso de los analistas defiende que la Bolsa británica sigue ofreciendo sustanciales descuentos. Uno de los defensores de esta idea es Bernstein. El departamento de análisis del banco de inversión considera que las acciones británicas cotizan al precio más barato respecto a sus pares europeos desde el 2000. El PER –número de veces que está contenido el beneficio por acción en el precio de mercado de la misma– estimado del índice británico para este año es de 11,12 veces frente a las 19 veces del S&P 500 o las 13 veces del Euro Stoxx. En el contexto actual de repunte de las materias primas los expertos de la entidad consideran que las acciones de Tesco, la energética SSE así como el banco HSBC o la petrolera BP presentan unos potenciales significativos.

El optimismo de Bernstein es compartido por Goldman Sachs. En un informe recogido por Bloomberg el banco estadounidense señala que el Ftse británico sigue teniendo margen de revalorización. Aunque en las últimas semanas el índice ha reducido su brecha con la Bolsa de EE UU, el diferencial continúa siendo muy amplio. En una entrevista a Bloomberg Sharon Bell, estratega de Bolsa de Goldman, señala que el índice todavía parece muy barato aunque se sitúa tan solo a un 3,2% del récord de 2018.

Con una ponderación en el índice del 24%, las empresas de energía como Shell (37,% en el año) y minería como Anglo American (23,3%) son uno de los principales motores de la Bolsa británica en un contexto marcado por el repunte de los precios del petróleo y los metales básicos. A ellas se suma la compañía de defensa Bae Systems (34,8%) que con el estallido de la guerra ha experimentado una fuerte revalorización y cotiza en zona de máximos. Los expertos consideran que las acciones británicas son una alternativa frente al mercado estadounidense. “El mercado del Reino Unido tiene muchas empresas expuestas a las materias primas que brindan una cobertura contra la inflación”, destaca Bell.

Lucas Maruri, gestor de renta variable europea para Gesconsult, señala que la Bolsa británica está muy barata desde el Brexit porque ha habido elevadas salidas de capitales y empresas. De hecho, la fuerte salida de fondos registrada desde el triunfo del sí en el referéndum de 2016 ha provocado que las ventas registradas desde la invasión de Ucrania queden reducidas a una mera anécdota en comparación a las registradas en otros mercados europeos. Maruri destaca que ahora que el euro cotiza en mínimos de dos años y la renta variable de la zona euro se ve presionada por las expectativas de endurecimiento monetario, la Bolsa británica es considerado como un activo que ofrece una mayor descorrelación porque se ve menos impactada por los efectos de la guerra.

Normas
Entra en El País para participar