Infraestructuras

Adif da nuevo impulso a la alta velocidad con 23.500 millones en obras hasta 2025

Tiene proyectos en marcha por 11.500 millones y se apoya en los fondos europeos para sacar nuevos tramos por otros 12.000 millones

Mapa alta velocidad Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El desarrollo de la red ferroviaria de alta velocidad se va a llevar 23.500 millones hasta 2025, entre obras en ejecución (11.500 millones) y proyectos ya planificados (12.000 millones), que se suman a los 57.200 millones invertidos hasta el momento, según cálculos de Adif. El entramado de vías de ancho internacional pasará este año de 3.728 a 4.000 kilómetros, con cuatro desarrollos en fase de pruebas y previsión de entrada en servicio en este 2022. Y lo que viene hasta 2025 es un mayor desarrollo del Corredor Mediterráneo, la Y vasca o de la línea a Extremadura.

Una vez estrenado el trazado Madrid-Galicia, Adif realiza los test para abrir este año el túnel de 7,3 kilómetros entre Chamartín y Atocha, en el corazón de Madrid, que permitirá la conexión de todos los corredores. A ello se suma la habilitación de dos nuevas vías de acceso a la capital, entre Atocha y Torrejón de Velasco, que permitirán ampliar capacidad en las líneas que llegan desde Levante y Andalucía, que comparten en la actualidad el acceso a la ciudad.

Otra actuación en rampa de lanzamiento para este 2022 es la primera fase de la alta velocidad a Extremadura. Los 150 kilómetros entre Plasencia, Cáceres y Badajoz, y la remodelación de sus estaciones, se han llevado 1.700 millones. Los trenes híbridos (Alvia de la serie 730) deberían rodar ya por la estructura antes del verano a 180 kilómetros por hora, pero no se espera que la catenaria permita la circulación de un convoy eléctrico antes de 2023.

La tercera iniciativa con visos de contar con tráfico real entre junio y julio, y tras una inversión de 730 millones, es la conexión Venta de Baños-Burgos (89 kilómetros), tramo que extiende el corredor Madrid-Segovia-Valladolid-Venta de Baños.

Se ultiman el estreno del túnel Atocha-Chamartín, las llegadas a Burgos y Murcia, o parte de la línea a Extremadura

Y el cuarto hito es el de la llegada de la alta velocidad a Murcia, previsiblemente en el segundo semestre, con los últimos 15 kilómetros desde Monforte del Cid y una inversión de 1.500 millones.

Más allá de estos cuatro proyectos, en busca de luz verde de la Agencia de Seguridad Ferroviaria, Adif tiene a la vista actuaciones por 12.000 millones con los fondos europeos como palanca.

Actuaciones principales

Están activos los trabajos de la línea Palencia-Santander, con el tramo de 78 kilómetros entre Palencia y Alar del Rey (1.740 millones). La construcción de la plataforma avanza en dos tramos y está próxima la licitación de un tercero (Osorno-Calahorra de Boedo). El resto está en fase de estudios informativos.

El AVE a Barajas y el Corredor Mediterráneo, entre los proyectos prioritarios

La Variante de Pajares, en la línea La Robla (León)-Campomanes (Asturias), ha precisado ya 3.700 millones y se espera la entrada en pruebas en 2023. Con ello se llevará hacia Asturias el eje Madrid-Valladolid-Palencia-León.

También se impulsará la conexión de las tres capitales vascas en ancho estándar. El segmento Vitoria-Bilbao corre a cargo de Adif, y el ramal guipuzcoano es desarrollado por el Gobierno vasco. Hasta ahora, la inversión es de 3.900 millones y Adif ha concluido las obras de plataforma de 11 tramos y trabaja en los otros ocho. También se han tramitado los estudios informativos para los accesos a las ciudades.

La Zaragoza-Pamplona-Y Vasca precisa 2.700 millones. La empresa pública se ocupa del tramo Castejón-Pamplona, y ejecuta la plataforma entre Castejón y Tafalla, a partir de donde el proyecto está en redacción.

La Burgos-Vitoria (94 kilómetros) ha recibido el plácet al estudio informativo y Adif prepara la licitación para la redacción del proyecto. La inversión se ha estimado en 1.200 millones.

La segunda fase del corredor Madrid-Extremadura (437 kilómetros) contempla el trazado Madrid-Plasencia, con obras en marcha entre Oropesa y Plasencia, y la apertura del proceso de información pública para el estudio informativo del tramo Oropesa-Madrid. El corredor completo está presupuestado en 3.700 millones.

Los otros dos proyectos estrella son el Corredor Mediterráneo y la conexión Chamartín-Barajas. Esta última ha sido planificada en dos fases: la llegada de la alta velocidad al aeropuerto compartiendo el trazado de Cercanías y, posteriormente, una conexión dedicada. Adif cuenta con vías de ancho mixto entre Hortaleza y Barajas, y licitará en los próximos meses la adecuación del resto. Su intención es tener esa conexión operativa antes de que concluya 2025. En cuanto al trazado en ancho estándar, la empresa que preside Marisa Domínguez está redactando el proyecto de construcción y el calendario que se maneja para el arranque de operaciones se va a 2030.

Del Corredor Mediterráneo, Adif tiene a punto el enlace con Murcia y ultima la implantación del tercer hilo de Valencia a Castellón. Transportes ya prepara el estudio informativo para una conexión de doble vía y en ancho estándar entre ambas ciudades para separar los tráficos de Cercanías, regionales y mercancías de los de alta velocidad.

En diciembre fue adjudicado el cambio de ancho entre Castellón y Vandellós. Y está en obras la conexión Murcia-Almería, presupuestada en 3.300 millones.

Renovación de la línea Madrid-Sevilla

La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, viajó ayer a Sevilla para celebrar los 30 años desde la entrada en operación de la línea Madrid-Sevilla. Un eje que está siendo renovado con un presupuesto de 650 millones para la implantación del sistema de control ERTMS, el acondicionamiento de estructuras, o la modernización de la superestructura y elementos de señalización.

Normas
Entra en El País para participar