Telefónica coloca deuda por 100 millones entre grandes inversores privados

La teleco reabre una emisión de bonos llevada a cabo en 2020

La reapertura se produce tras el interés mostrado por los inversores

Telefónica coloca deuda por 100 millones entre grandes inversores privados

Telefónica realizó a principios de abril una colocación de obligaciones por un importe de 100 millones de euros entre grandes inversores privados. La transacción, cerrada el pasado 11 de abril, fue llevada a cabo por la filial Telefónica Emisiones. En su información financiera, la operadora señala que “se produjo una reapertura de 100 millones con fecha de emisión de 5 de abril de 2022”.

En este caso, la colocación se encuadra en una reapertura de una emisión de deuda llevada a cabo en 2020, y que ahora se ha reabierto ante el interés de algunos inversores privados. La emisión realizada hace dos años ascendió a 500 millones de euros, con un vencimiento a 20 años (en julio de 2040), con un cupón anual del 1,864%. El importe de cada bono es de 100.000 euros. Los nuevos bonos, que cotizan en el mercado de Dublín, también vencen en julio de 2040, y la emisión total bajo estos términos asciende a 600 millones.

No es la primera vez que Telefónica lleva a cabo una transacción de estas características. La compañía realiza estas operaciones tras recibir muestras de interés de algunos grandes inversores, que buscan entrar o ampliar posiciones en los instrumentos financieros en cuestión. Finalmente, hay acuerdo entre ambas partes, y la empresa reabre la emisión por la que se ha recibido la muestra de interés.

Durante los primeros meses de 2022, la compañía ha realizado distintos movimientos en el mercado de deuda. A mediados de enero de 2022, Telefónica suscribió un contrato de modificación a la financiación sindicada firmada el 15 de marzo de 2018, con diversas entidades de crédito nacionales y extranjeras por un importe máximo de 5.500 millones de euros. El contrato de financiación está ligado a objetivos de sostenibilidad, como la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero e incremento de mujeres en puestos ejecutivos. En este último caso, el objetivo de Telefónica es que el 40% de los puestos ejecutivos estén ocupados por mujeres en 2030.

La operadora explicó que el contrato está compuesto por un único tramo de hasta 5.500 millones, bajo la modalidad de crédito revolving, a un plazo de cinco años y con dos opciones de extensión anual a petición de la compañía, hasta un vencimiento máximo de siete años.

A su vez, el 26 de enero de 2022, Colombia Telecomunicaciones (ColTel) canceló anticipadamente el préstamo bilateral de 132 millones de dólares firmado el 24 de marzo de 2020 y cuyo vencimiento original era en 2023. En la misma línea, el 8 de febrero de 2022, Telefónica Brasil amortizó el bono por importe de 1.000 millones de reales brasileños, el cual fue emitido en 2017.

De igual forma, CTIL, filial de torres de telecos de Telefónica y Vantage (Vodafone) en Reino Unido, cerró un acuerdo de refinanciación para una línea de crédito revolving por un importe de 500 millones de libras (unos 590 millones de euros) con SMBC Bank.

Deuda total

Telefónica cerró 2021 con una deuda financiera neta de 26.032 millones de euros, un 26,1% menos que a la conclusión del año anterior, gracias a las desinversiones, como la venta de las torres de Telxius a American Tower, o la fusión de O2 y Virgin Media en Reino Unido.

Durante 2021, Telefónica aprovechó el entorno de tipos de interés bajos para refinanciar 6.667 millones de euros (2.954 millones en el grupo, 1.650 millones en la joint venture con Allianz, 1.976 millones en VMO2 y 87 millones en FiBrasil) de su deuda. Su objetivo se centró en mantener la posición de liquidez, 24.586 millones a final de 2021; y extender los vencimientos de la deuda, situando la vida media en 13,63 años. A cierre de año, el grupo tenía cubiertos los vencimientos de deuda más allá del 2024.

Aprobación del acuerdo con KKR en Telxius

Bruselas. La Comisión Europea aprobó ayer la compra conjunta del 40% de Telxius, filial de cables submarinos de Telefónica, hasta ahora propiedad de KKR, por parte de la propia y de Pontegadea, el vehículo de inversión de Amancio Ortega. Según Bruselas, la operación no plantea problemas de competencia, dada la ausencia de solapamientos horizontales o verticales entre las actividades de las empresas.

Presencia. Con la transacción, Telefónica incrementará su participación hasta el 70% del capital de Telxius, mientras que Pontegadea aumentará su presencia hasta el 30%, desde el 50% y el 10%, respectivamente, que controlaban hasta ahora. En términos financieros, ambos socios acordaron con KKR el pago de 215 millones de euros por el 40% que poseía de la sociedad.

Normas
Entra en El País para participar