Historia y tecnología

¿A qué olía el antiguo Egipto hace 3.400 millones de años? La respuesta la tiene la tecnología

Un grupo de investigadores de la Universidad de Pisa accede al contenido de unos recipientes funerarios sin romperlos empleando la espectrometría de masas en el ámbito cultural

¿A qué olía el antiguo Egipto hace 3.400 millones de años? La respuesta la tiene la tecnología
Getty Images

¿A qué olía el antiguo Egipto? Un grupo de investigadores de la Universidad de Pisa, en el norte de Italia, ha logrado revelar el contenido de decenas de ánforas cerradas desde hace más de tres milenios gracias a una tecnología que ha evitado su apertura. Los resultados, publicados en la revista especializada Journal of Archaelogical Science, se basan en el estudio de 50 vasos y ánforas custodiados en el Museo Egipcio de Turín, la mayor colección de antigüedades egipcias del mundo tras la de El Cairo, según informa Efe.

En concreto, las vasijas pertenecen al ajuar de la tumba de Kha y Merit, descubierta en 1906 por el arqueólogo italiano Ernesto Schiaparelli en la necrópolis de Deir el-Medina, cerca de Luxor. El objetivo era descubrir qué contenían esos recipientes de alabastro herméticos sin destrozar su recipiente. Y se ha logrado gracias al empleo de una tecnología a la que normalmente se recurre en el ámbito médico para estudiar las partículas de la respiración y detectar agentes contaminantes del aire: la espectrometría de masas con tubo de flujo de iones.

En su interior se conservan los restos de resinas y ungüentos empleados en productos cosméticos en la época, como cera de abejas, un material codiciado también por sus propiedades conservantes. Los tarros de la tumba contienen asimismo restos de pescado y moléculas volátiles cuya presencia sugiere que incluían harina de cebada o incluso cerveza, ya que se han detectados compuestos propios de la fermentación de cereales.

Los investigadores celebraron el uso de la espectrometría de masas en el ámbito cultural, ya que permite preservar la integridad de los vestigios descubiertos hace años. “Este estudio ha demostrado la posibilidad de usar este tipo de instrumentos directamente en los museos para obtener informaciones importantes de numerosos objetos de forma rápida y no destructiva”, explicó en un comunicado Ilaria Degano, profesora asociada de Química Analítica en el Departamento de Química de la Universidad de Pisa y una de las artífices de este estudio.

El de Kha, arquitecto de Amenofis III, de la dinastía XVIII (siglo XIV a. C.), y su esposa Merit es el ajuar funerario más completo y rico que se conserva fuera de Egipto, donde tienen incluso la puerta de la cripta descubierta por el egiptólogo Schiaparelli. Un año antes de su apertura, en 1905, un grupo de operarios trabajaba en una zona del noroeste de Deir el-Medina, un poblado de obreros cercano al Valle de las Reinas, en la ribera occidental del Nilo, cuando hallaron una pequeña capilla.

En 1906, durante las obras para reparar un deslizamiento de tierras, Schiaparelli encontró una especie de foso que daba a una serie de galerías selladas con muros de piedra y que, tras derribarlos, desvelaron la tumba con su tesoro intacto. Dentro custodiaba 657 objetos que habían resistido al paso de los milenios, incluidos los sarcófagos de los esposos, y que actualmente se encuentran en las salas del Museo Egipcio de Turín.

Conocer el antiguo Egipto en Turín

El más antiguo y el segundo más importante. El Museo Egipcio de Turín es el más antiguo del mundo. Se fundó en 1824 y está ubicado en un imponente edificio de cuatro plantas, con 10.000 metros cuadrados de superficie total. Hay 3.300 objetos expuestos y otros 26.000 se conservan en almacenes. Fue completamente renovado durante tres años, abriendo sus puertas de nuevo en 2015. Es el segundo museo más importante del mundo sobre la cultura egipcia. El primero se encuentra en Egipto, en El Cairo, y está exclusivamente dedicado al arte y la cultura antigua del país de los faraones.

El Cairo. El Museo Egipcio de El Cairo se fundó en 1902 y abrió sus puertas siete años después, en 1909. Ocupa también su lugar entre los 100 museos más visitados del mundo: más de 700.000 personas acuden cada año. Está formado de diversas colecciones que se han ido sumando con el tiempo. Muchos de estos hallazgos fueron descubiertos entre los años 1900 y 1935, durante excavaciones realizadas por la Misión Arqueológica Italiana. Las ciudades que se investigaron y de donde se obtuvieron las piezas son Heliópolis, Guiza, Asiut, Hermópolis, el Valle de las Reinas (la tumba de Nefertari), Deir el-Medina y Gebelein. En la actualidad, las leyes establecen que las piezas encontradas deben permanecer en Egipto. Entre las colecciones, hay estatuas de personalidades egipcias de la época, algunas con más de 5 metros de altura, y auténticos elementos funerarios como momias, sarcófagos y tumbas.

Normas
Entra en El País para participar