Financiación

Audasa emite 180 millones en bonos para particulares que pagan un 4,5%

En 2021 la concesionaria recuperó el beneficio pre-Covid. Refinanciará una emisión que vence en mayo por igual cuantía

Peaje de la autopista  AP-9 en Guísamo, Bergondo (A Coruña).  rn
Peaje de la autopista AP-9 en Guísamo, Bergondo (A Coruña). EFE

Audasa acelera en su captación de financiación entre los pequeños inversores. La empresa, que trató de colocar con reducido éxito en el mercado 300 millones en bonos en noviembre entre inversores particulares, vuelve a la carga ahora con otra emisión por importe de 180,3 millones de euros con vencimiento en 2029 destinada a refinanciar parte de su deuda financiera, y en concreto, una emisión de 180,3 millones que vence el próximo 16 de mayo.

El pasado noviembre la empresa concesionaria lanzó al mercado bonos con una rentabilidad de hasta el 2,7% pero solo logró colocar un 16,7% del total. Ahora vuelve a la carga con una emisión que paga hasta un 4,5%. Las nuevas obligaciones cuentan con una rentabilidad del 3,5%, que se eleva a entre el 4,48% y el 4,57% debido a sus beneficios fiscales. La inversión mínima es de 500 euros.

Por una ley de 1972, a los inversores solo se les retendrá el 1,2% del importe de los intereses, frente al 19% habitual. Además, los bonistas se podrán deducir en el IRPF el 24% de los intereses.

La compañía, que se encarga de gestionar la autopista que cruza de norte a sur el oeste de la comunidad de Galicia, registró en 2021 un beneficio de 50,7 millones de euros, recuperando los niveles prepandemia –en 2019 ganó 42,3 millones–, gracias a la reducción del coste financiero de la deuda. Itínere, matriz de Audasa, ha destinado íntegramente los dividendos de la concesionaria gallega del año pasado (29,2 millones) a reducir el endeudamiento derivado de la adquisición al Estado español de la empresa en 2003 por un importe de 1.622 millones de euros.

Durante el ejercicio pasado Audasa logró unos ingresos por peaje de 150,3 millones, aún por debajo de los 153,4 millones registrados dos años antes. El estallido de la pandemia provocó una fuerte caída del tráfico de Audasa que el año pasado se recuperó parcialmente. El tráfico creció un 27% en 2021 pero aún se sitúa un 17% por debajo del máximo registrado en 2007.

La empresa, cuya concesión vence en agosto de 2048, se ha refinanciado habitualmente en las oficinas bancarias a través de bonos dirigidos a pequeños inversores con tipos de interés elevados.

La deuda financiera bruta de Audasa asciende a 1.065 millones de euros a cierre de 2021. La ratio de deuda financiera neta respecto al ebitda ha bajado a 7,98 veces, frente a las 9,69 de 2020. El auditor de las cuentas de 2021, PwC, detalla que la empresa tiene un fondos de maniobra negativo –sus pasivos corrientes a corto plazo superaban los activos corrientes– de 122,9 millones de euros, por el vencimiento de la emisión de 180 millones en mayo. Con todo, apuntan los auditores, Audasa ha logrado luz verde de la banca para contratar un préstamo a largo plazo por importe de 135,1 millones. Además, apuntan, la empresa tiene tesorería suficiente para cubrir, junto con el préstamo anteriormente mencionado, la totalidad del vencimiento de la deuda en mayo de 2022.

Los inversores pueden cursar sus órdenes de suscripción, a partir de 500 euros, desde el 18 de abril al 6 de mayo.

La guerra de Ucrania podría impactar en el tráfico

Audasa comenta en el folleto de emisión de los bonos que la guerra en Ucrania podría tener un impacto en el tráfico de la autopista derivada de la fuerte subida de los combustibles. La empresa considera que hasta ahora, el alza del petróleo "no ha tenido repercusión relevante en el tráfico de Audasa", pero, alerta la empresa, "si las condiciones adversas económicas perdurasen en el tiempo ello podría provocar un menor crecimiento, lo cual repercutiría en la mayoría de los sectores, incluido el uso de las autopistas".

Normas
Entra en El País para participar