El FMI pide mayor coordinación global en el diseño de los impuestos sobre la renta

Calcula que el 1,25% de los ingresos mundiales de este tributo va a terceros países

Insta a los Estados a intercambiar más información fiscal

La gerente del FMI, Kristalina Gueorguieva.
La gerente del FMI, Kristalina Gueorguieva. GETTY

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha pedido a los países dar un paso más en la coordinación global de impuestos. Tomando como ejemplo el acuerdo recientemente alcanzado por 137 estados para establecer un tipo mínimo común en Sociedades, el FMI ha sugerido diferentes fórmulas a aplicar sobre otro de los tributos más importantes en la recaudación de las regiones: el impuesto sobre la renta de las personas físicas. “Al igual que las multinacionales, la tributación de las personas, especialmente las más ricas, también requiere coordinación a través de las fronteras”, asegura el organismo en un documento publicado este martes.

En concreto, y principalmente debido al auge del teletrabajo y de la deslocalización de los empleados, el FMI pide una mayor coordinación que garantice “un tratamiento fiscal uniforme entre los países donde residen los empleadores y los empleados”. La razón es que, según las estimaciones que maneja el fondo, un 1,25% de los ingresos globales del IRPF (y los impuestos análogos del resto de regiones) se reasigna entre terceros países por las “diferencias existentes en las tasas impositivas” de unos y otros lugares.

La cifra, relativamente baja, podría ir a más debido a que “las oportunidades para el trabajo en remoto transfronterizo se han ampliado”. A esto se le suma “la cantidad de economías que ofrecen visas de nómada digital dirigidas a personas altamente cualificadas”. Es un fenómeno reciente que “exige una mayor coordinación”, insiste el FMI.

El organismo que dirige Kristalina Georgieva también pone el foco en el intercambio de información entre capitales. “Las filtraciones recientes de documentos como los Papeles de Panamá y los Papeles del Paraíso revelaron un stock masivo de riqueza en el extranjero y lagunas fiscales generalizadas”, argumenta el fondo. Por todo ello, junto al auge de los activos digitales que permiten un anonimato aún mayor, “el intercambio de información se vuelve cada vez más vital”, recalca.

En esta línea, aunque 163 países han acordado ya intercambiar información en el marco de Foro Global sobre Transparencia e Intercambio de Información con Fines Fiscales, el FMI cree que “todavía se puede hacer más para promover los registros de beneficiarios reales y dar información sobre quién posee o controla realmente una empresa”.

En su lista de sugerencias, la entidad también insta a que la información de los registros se centralice en una base de datos pública que permita a todos los estados impulsar estas políticas de control y prevención. Los países, resume, “enfrentan desafíos fiscales que no conocen fronteras nacionales”.

Carbono

El FMI también pide una acción coordinada concreta para combatir el cambio climático. En esta línea, sugiere un precio mínimo mundial al carbono, una fórmula “análoga al impuesto corporativo mínimo global” que, en su opinión, deberían impulsar los países emisores.

Este mínimo, insiste el fondo, desalentaría las emisiones y aliviaría las preocupaciones de competitividad. A su vez, limitaría el calentamiento global a dos grados centígrados y permitiría un trato diferencial para los países según su nivel de ingresos en cuanto a responsabilidades y obligaciones.

Normas
Entra en El País para participar