Christoph Girondel: “Hay un riesgo cierto de recesión en Europa”

El experto señala la difícil decisión que tendrá que afrontar el BCE en los próximos meses

Christoph Girondel, jefe de ventas internacionales de Nordea AM.
Christoph Girondel, jefe de ventas internacionales de Nordea AM.

Nordea, el mayor banco de los países nórdicos, cuenta con una dilatada trayectoria en gestión de activos, especialmente con enfoque medioambiental, social y de buen gobierno (ESG, por sus siglas en inglés). Christoph Girondel (Estrasburgo, Francia, 1972) es el máximo responsable del equipo de ventas internacionales y miembro del comité de dirección. El ejecutivo muestra su preocupación por la guerra de Ucrania y la elevada inflación y explica qué tipos de estrategias de inversión están recomendando.

¿Qué productos están vendiendo más ahora?

Sobre todo productos defensivos, como los Nordea Stable Return y la gama Alpha, de retorno absoluto. También fondos de la gama Stars, de ESG, por la nueva directiva que obliga a preguntar por estas cuestiones. Aún tenemos captaciones netas de fondos, aunque se van frenando.

¿Le preocupa la inflación?

Sí, evidentemente. Es una situación que genera mucha desigualdad. Están todos los Gobiernos preocupados. También el Banco Central Europeo. Puede hacer descarrillar el crecimiento económico. Se origina por un encarecimiento del petróleo y de los alimentos que importamos. No tanto porque la economía esté sobrecalentada, por lo que no es fácil de controlar subiendo los tipos de interés.

¿Qué efectos puede tener?

La inflación actúa como un impuesto sobre el consumo. Hace que la gente tenga menos renta disponible, lo que acaba dañando el crecimiento, puesto que hace que haya menos dinero para consumir e invertir. Una subida de tipos puede acelerar esta dinámica. Es una situación extremadamente compleja para el BCE. Si te pasas en la normalización de la política monetaria, mal. Y si te quedas corto, también.

¿Qué pueden hacer los inversores conservadores?

Deberían ser muy cautos. Hay muy poca visibilidad, tanto respecto a la evolución de la guerra como sobre los efectos secundarios de la inflación. Una opción es buscar estrategias que estén descorrelacionadas con el mercado, como los fondos de retorno absoluto. En nuestro caso, las estrategias Alpha.

¿Y en Bolsa?

Buscaría compañías con ingresos muy estables, con flujos de caja seguros, buenos dividendos y que no dependan mucho de los ciclos económicos. Pueden ser empresas de consumo, pero también de tecnología, como Microsoft. Compañías muy resistentes.

En renta fija es casi imposible lograr buena rentabilidad...

Sí. Ahora es muy, muy difícil, por las perspectivas de subidas de tipos. Afectan a todo tipo de activos de renta fija. También a los bonos corporativos de alta rentabilidad. El riesgo de recesión les afecta a todos. Creo que lo importante es centrarse en fondos muy flexibles, que puedan lograr algo de retornos en diferentes partes del mercado. También parece que hay atractivo en titulizaciones hipotecarias.

¿Veremos una recesión en Europa en los próximos meses?

Es difícil de prever. Pero hay una probabilidad cierta de que ocurra. Veremos la segunda ronda de efectos de la inflación. Si suben los tipos muy rápido, es más probable que haya una recesión. También dependerá de si la guerra se alarga o se extiende a otros frentes.

¿La guerra de Ucrania va a cambiar la inversión sostenible?

Sí nos obliga a hacernos algunas preguntas. Por ejemplo, es cierto que la energía nuclear genera una baja huella de carbono, aunque a cambio tiene residuos radioactivos. Puede ser importante en el proceso de descarbonización, pero el asunto es muy complejo. Depende mucho del enfoque desde cada país. En Francia hay una percepción más positiva que desde Alemania. Lo bueno es que la normativa europea deja bastante margen a los países para que terminen de definir qué se considera una inversión sostenible. Lo mismo ocurre con la inversión en compañías de armamento. Es un tema muy complejo. También hay que recordar que no todos los fondos tienen que ser ESG.

¿Qué parte del dinero que captan va a fondos sostenibles?

La mayoría. Al cierre de 2021, dos tercios del patrimonio en fondos de Nordea eran ya fondos con este perfil. Han funcionado bien tanto los fondos de la familia ESG Star, que pretenden encontrar las empresas sostenibles y líderes, ya sea en la Bolsa de Estados Unidos, en países emergente o entre empresas nórdicas…, como los fondos temáticos de sostenibilidad.

También apuestan por los bloques ESG.

Sí, porque los asesores ya tienen la obligación de preguntar a sus clientes si quieren que sus inversiones tengan un enfoque responsable. Si dicen que sí, tendrán que proponerles fondos ESG para cada categoría de activos, un servicio que nosotros podemos ofrecer íntegramente, tanto en renta fija como en renta variable.

¿Cómo fue 2021 para Nordea ­Asset Management?

Fue un buen año para nosotros, en toda Europa. En términos de captación de fondos, especialmente los que tienen un enfoque de inversión responsable. También fue muy bien en España. Además, tuvimos unas ventas muy diversificadas, con productos muy diferentes.

Normas
Entra en El País para participar