Economía circular

Grover, que alquila tecnología mediante suscripción, capta 330 millones y ya es ‘unicornio’

Utilizará los fondos captados para impulsar su servicio en nuevos países e incrementar su plantilla en unas 100 personas

Thomas Antonioli, director financiero de Grover, y Michael Cassau, CEO de la compañía.
Thomas Antonioli, director financiero de Grover, y Michael Cassau, CEO de la compañía.

Grover, la compañía alemana que alquila productos tecnológicos bajo un modelo de suscripción mensual, se ha convertido en un nuevo unicornio. La startup ha superado los 1.000 millones de dólares (919 millones de euros) de valoración al captar 330 millones de dólares (303 millones de euros) en una nueva ronda de financiación.

La operación se divide en 101 millones en capital, liderados por Energy Impact Parners, junto con el apoyo de Co-Investor Partners, Korelya Capital, Mirae Asset-LG Electronics New Growth Fund, y otros inversores ya existentes Viola Fintech, Assurant y Coparion, y 202 millones en financiación de deuda de Fasanara Capital.

Con la nueva ronda (ya cerró otra de 1.000 millones de dólares en julio de 2021), Grover planea expandirse a nuevos países, aumentar el número de suscriptores en los que ya opera (Alemania, Austria, España, Países Bajos y EE UU) y contratar “a más de 100 personas” que se unirán a los 460 empleados del equipo actual. La empresa advierte, no obstante, de que tras abrir una sede en Miami en 2021, EE UU seguirá siendo un foco clave este año.

Michael Cassau, fundador y CEO de Grover, explica que el alquiler de tecnología supone un cambio social importante que “transformará la forma en que accedemos y utilizamos la tecnología para que sea más flexible y sostenible”. Aseguran que este mercado mueve más de 100.000 millones de dólares. “Nuestro objetivo común es simplificar el acceso a la tecnología de consumo y reducir la brecha tecnológica para personas de todo el mundo”, remarca Cassau.

Aunque la empresa, no da datos de facturación, cuenta que sus ingresos recurrentes anuales (ARR) se duplican desde 2020. La forma de funcionar Grover es la siguiente: sus productos se devuelven, se reacondicionan y se vuelven a poner en circulación hasta el final de su vida útil. De media, aseguran, el producto está en manos de al menos cuatro usuarios diferentes a lo largo de varios años. El usuario puede alquilar los productos por uno, tres, seis o 12 meses y, al final de ese periodo, puede comprar el artículo, devolverlo o continuar con un plan mensual nuevo.

La empresa, que tiene actualmente 500.000 artículos en su inventario, desde smartphones y portátiles hasta videoconsolas, equipos de realidad virtual, dispositivos conectados para el hogar, drones o patinetes eléctricos, busca acelerar un cambio hacia el acceso en lugar de la propiedad, impulsando una economía circular para la tecnología de consumo, con la que eliminar muchos residuos. Grover se lanzó en España en mayo de 2021.

Nazo Moosa, socio director de Energy Impact Parners (EIP), califica de "pionera" a Grover en la economía de suscripción de productos tecnológicos de consumo, y asegura que es "un movimiento sumamente importante a medida que construimos un mundo con cero emisiones netas". "La intersección entre los hábitos de consumo basados en la economía lineal de la sociedad y el cambio climático es un área de interés para EIP, que cerró su último fondo con 1.000 millones de dólares el año pasado". 

Normas
Entra en El País para participar