La sostenibilidad protege la reputación corporativa en las crisis

El acceso a la financiación está completamente ligado a este ámbito

La sostenibilidad protege la reputación corporativa en las crisis
GETTY IMAGES

La reputación importa mucho a las empresas, como han demostrado la mayoría de las compañías europeas marchándose de Rusia tras el inicio de la guerra con Ucrania. Pero también es un factor fundamental para sus inversores y clientes, según se concluyó este miércoles durante el evento organizado por Atrevia y la CEOE para analizar el impacto de la sostenibilidad en la reputación empresarial.

Para el director global de reputación y sostenibilidad de Atrevia, Manuel Sevillano, este es el principal recurso intangible que tienen las compañías. “Primero, la reputación es la fuente de toda ventaja competitiva y, segundo, para las empresas es como un colchón que nos protege frente a potenciales crisis en el futuro.

En ese sentido, los expertos concluyeron que, hoy en día, un comportamiento sostenible es la clave para mantener una buena imagen. De hecho, la asesora sénior de ESG y equity story de la consultora, Belén Romana, advirtió de que “el acceso a la financiación está hoy completamente condicionado por la sostenibilidad, como también lo están los modelos de negocio y hasta la gobernanza”.

Para quienes no tienen esto en cuenta, hay consecuencias. Así se demostró hace unos meses con la petrolera Shell, cuando un grupo activista la llevó a los tribunales y fue condenada porque no había tenido un objetivo de recorte de emisiones suficientemente ambicioso. Para el año 2030, Shell debe cortar sus emisiones de CO2 un 45% en comparación con los niveles de 2019, dictaminó el tribunal civil.

Más reciente es el caso de Credit Suisse, que se enfrenta a un llamamiento para que refuerce su estrategia climática después de que en su asamblea general un grupo de inversores dijera que sus nuevos compromisos para limitar la financiación de los combustibles fósiles se quedaban cortos. “Los accionistas están reaccionando a veces más rápido que las propias empresas”, advirtió Romana.

La reputación corporativa se basa en el comportamiento y el reconocimiento de este por parte de los grupos de interés. Esta premisa, indicó, “implica asumir un compromiso y cumplir con las expectativas”.

Normas
Entra en El País para participar