Aerolíneas

IAG se da un mínimo de 18 meses para completar la compra de Air Europa

El CEO Luis Gallego advierte que la persistencia de un petróleo caro se apreciará en el precio de los billetes

El consejero delegado de IAG, Luis Gallego.
El consejero delegado de IAG, Luis Gallego.

La compleja adquisición de Air Europa por IAG, para acabar integrándola en el grupo Iberia, se va a llevar un mínimo de 18 meses, según ha estimado esta mañana el consejero delegado del holding comprador, Luis Gallego. El reciente crédito otorgado a la matriz de Air Europa, Globalia, por 100 millones convertible en hasta un 20% del capital, está pendiente aún de los permisos de los financiadores avalados por el ICO y de la Sepi. Tras ello, IAG buscará la dispensa de autoridades de la competencia de distintos estados europeos.

Gallego ha reiterado, durante su participación en el foro Wake Up España que organiza El Español, que “el objetivo final es comprar Air Europa, como dijimos en noviembre de 2019”. El ejecutivo ha reconocido que “no es un deal fácil y por eso lleva tiempo; 18 meses como mínimo”.

En su paso por Madrid, el CEO de IAG ha reiterado que España y el sur de Europa necesitan un hub potente en Barajas: “Contar con un hub fragmentado solo beneficia a los competidores”. La suma de las flotas de largo radio de Iberia y Air Europa, ambas compitiendo hasta ahora por el mercado latinoamericano y algo en Estados Unidos, sería similar a la que tiene KLM en Ámsterdam. La compañía resultante estaría aún lejos del potencial de British Airways en Londres, Lufthansa en Fráncfort o Air France en París. Sin embargo, esa envergadura permitiría a Iberia generar eficiencias en rutas a América y elevar la programación hacia Oriente y Asia.

El presidente de Iberia, Javier Sánchez-Prieto, hizo ayer hincapié en el mismo foro sobre la necesidad de introducir a España en los circuitos turísticos del viajero asiático. Los dos grandes aeropuertos de Aena, Barajas y el Prat, apenas alcanzan entre un 5% y un 7% de sus asientos dirigidos a los mercados asiáticos. Allí, según argumenta el presidente de Iberia, se encuentra un turista poco estacional y con alto nivel de gasto en sus viajes.

Corto y medio plazo marcado por el combustible

Luis Gallego ha dicho confiar en un buen comportamiento de la demanda esta temporada de verano pese a los coletazos del Covid-19 y la guerra en Ucrania. Pero ha mostrado cierta preocupación por el precio del combustible.

El conglomerado que agrupa a British Airways, Iberia, Vueling, Level y Aer Lingus, espera desplegar este verano el 90% de la oferta que volaba en 2019. La capacidad puesta en el corredor del Atlántico Norte será del 100%, oscilará entre el 90% y el 95% hacia o desde América Latina, y ya se alcanza el 100% en operaciones de corto y medio radio.

El grupo cuenta con coberturas sobre el 60% del combustible que prevé consumir este año, pero ese blindaje cae al 30% en 2023, tal y como ha explicado Luis Gallego. “Otras compañías, como las norteamericanas, carecen de coberturas, por lo que podrán contener los precios de los billetes quienes estén más cubiertos”. En caso de que perdure el contexto de petróleo caro “el coste del combustible, que representa entre el 20% y el 30% de los costes de una aerolínea, se trasladará a los billetes”.

Respecto al impacto de la guerra en Ucrania, el consejero delegado de IAG ha asegurado estar observando de cerca el conflicto y su efecto en la demanda. “En Estados Unidos el viajero puede entender que hay una guerra en Europa y ello afectar a sus decisiones, pero de momento las ventas están fuertes”. IAG tiene un 1% de su oferta actual afectada por sobrevuelos en Rusia, por lo que ha rediseñado rutas para alcanzar destinos en India o Singapur.

Sobre la lucha del sector aéreo por la sostenibilidad, Gallego ha indicado que IAG ha acelerado tras las peores fases de la pandemia en la renovación de flota. El grupo dejó en tierra 32 unidades del B747 de British y 15 aviones A340-600 de Iberia. Estos están siendo reemplazados por B787, A350 y hay pedidos sobre el B777, entre otros modelos. “Estos nuevos aviones consumen hasta un 40% menos y en IAG queremos estar al frente de la transición hacia una aviación sostenible. Este año invertiremos 3.900 millones”, ha recordado el ejecutivo.

A pesar de este esfuerzo en renovación de aviones, Luis Gallego ha hecho un llamamiento a los Gobiernos para que aceleren en la apuesta por los biocombustibles. “Hoy podríamos volar con un 50% de SAFT en nuestros aviones, pero no hay plantas”, ha sentenciado el directivo de IAG.

Normas
Entra en El País para participar